Posts Tagged ‘tuzos’

h1

Origen de la polémica de los jerseys verdes de Nike en la Liga Mx

abril 9, 2014

Artículo escrito por Ángel Palma (@angelpalma1)

Los aficionados esperaban con ansia y morbo tanto el “Clásico Joven”, como el debut de Ricardo Lavolpe al frente del Club Guadalajara en el marco de la jornada 14 de la Liga MX. Sin embargo, los reflectores apuntaron a los equipos vestidos por Nike debido a que la marca estadunidense, dentro de su campaña #ArriesgaTodo, con miras al mundial de Brasil, creó uniformes de edición especial con los colores de la selección mexicana.

 

Imagen

 

Cabe mencionar que los equipos que visten Nike son Tijuana, Pachuca, Atlas, América y Monterrey, siendo éste último el único que se negó a cambiar sus colores, aunque fuera únicamente por una jornada, argumentando preferir evitar problemas con la marca patrocinadora de la selección mexicana, Adidas; aunque a éste respecto, se especula que Monterrey se negó debido a que la relación con Nike finaliza al término de la presente campaña, es decir: ya les vale lo que diga la marca inspirada en la diosa griega de la victoria, pues la siguiente campaña vestirán diseños de la marca alemana Puma.

Mucho se ha hablado de esta estrategia de Nike; desde dejar “mal parada” a la Liga MX por permitir usar uniformes no registrados al inicio del torneo, pasando por la superstición de los uniformes de la mala suerte pues sólo Tijuana ganó con éstos, hasta comentarios en tono de burla para Rubens Sambueza y Tomás Boy, ya que por fin pudieron vestir los colores de la selección mexicana; pero muy escaso ha sido lo que se ha dicho del origen de esta estrategia, para lo que habría que trasladarnos a Brasil.

A finales de 2013, Adidas presentó el tercer uniforme del club brasileño Palmeiras, con los colores de la selección de éste país, cuando dicho club, tradicionalmente utiliza el color verde con vivos en blanco. La campaña de presentación juega con la imaginación de los aficionados, así como con la provocación a Nike pues con la frase “patria amada- dois amores, una camisa”, presenta la camiseta, ocultando el escudo del club, como si quien la porta estuviera entonando el himno nacional brasileño.

 

Imagen

 

Siendo la selección brasileña, una de las joyas del marketing deportivo, Nike no se quedaría con los brazos cruzados y diseñó uniformes inspirados en la selección brasileña para todos los equipos que viste en Brasil; en la campaña de presentación de estos kits, se mostró a la figura emblemática de cada club, liderados por el capitán de la selección brasileña, Thiago Silva, con la camiseta oficial y en una pose retadora.

 

Imagen

 

Cabe mencionar que, a últimas fechas, la relación entre Nike y la Confederación Brasileña de Fútbol no es la mejor; con estas circunstancias, Adidas aprovechó para mostrarle, tanto a afición como directivos, como sería la vestimenta de Brasil si Adidas la diseñara.

Con este contexto, podemos decir que la “guerra fría” entre Nike y Adidas, ha cruzado fronteras; la marca de la palomita, busca aprovechar que el diseño para el mundial que Adidas creó para la selección mexicana no ha sido bien recibida por los aficionados en México. Sin embargo, hay que tomar en cuenta algunos factores para entender el polémico diseño. La playera del “Tri” es de las más vendidas en el mundo, por lo que no está pensada para el mercado mexicano en primera instancia, de ahí que el diseño inspirado en la lucha libre, pueda ser un éxito de ventas, como pudo serlo aquél de Aba Sport del mundial de 1998 en Francia con mayor capacidad de distribución y una campaña de mercadeo adecuada. Hay muchas anécdotas de reporteros en dicho mundial en las que platican que el exótico diseño del calendario azteca era comprado a los mexicanos por turistas asiáticos en cantidades que triplicaban el valor del mismo.

 

Imagen

 

Volviendo a la estrategia de Nike en la jornada 14 de la Liga MX, tampoco Adidas se quedó de brazos cruzados ante los guiños a su novia, aunque reaccionó de manera tímida e insuficiente en difusión, mediante un tuit en la cuenta de la selección mexicana @miseleccionmx, que decía “¡Buenos días! La pasión no se intercambia. Tus colores o ninguno”, acompañado una imagen con la playera oficial de la selección y la frase “Pasión que no admite intercambio”.

 

Imagen

 

Decía el director deportivo de Pachuca que apoyaron la estrategia de Nike por el aporte rejuvenecedor al mercado y por lo innovadora; sin duda rejuvenece el mercado mexicano, pero ahora que les platiqué de dónde viene la idea, sabemos que no es innovadora. A pesar de que es una copia, es de aplaudirse que lleguen estas ideas a México para inspirar a las cabezas del marketing deportivo; y si se necesita de más inspiración, hay que seguir volteando al mercado brasileño, donde la creatividad brilla con luz propia empezando con el “packaging” en las camisetas disponibles para los aficionados. Un gran ejemplo lo vimos hace dos años con el Internacional de Porto Alegre; la camiseta se vendía en una caja de unicel con cubos de gel y una bolsa similar a las que transportan sangre para transfusiones, en lugar de sangre; este gran concepto venía acompañado de la frase “Si hay algo que nos identifica, es la sangre”.

 

Imagen

 

No sabemos si, en México, Nike buscaba la famosa premisa “que hablen de mí, bien o mal, pero que hablen”; el éxito de su campaña se verá reflejado en las ventas que puedan hacer de las playeras de edición especial que están disponibles por alrededor de $1,500 pesos; el primer éxito de Nike se vivió de inmediato cuando se enfrentaban Atlas y Puebla, pues en el estadio 3 de marzo se escuchó a una sola voz el “México, México” para animar al equipo tapatío enfundado en los colores nacionales. Si tomamos en cuenta que, en gran medida, el objetivo primario del marketing deportivo es generar experiencias para el aficionado, Adidas no debe estar nada contento.

 

 

h1

La final del fútbol mexicano, reflejo de la sociedad…

mayo 25, 2009

Este domingo se concretó la dupla de equipos que participarán en la final del clausura 2009: los Tuzos del Pachuca vs. Pumas de la UNAM. Todo ello después de un fin de semana cardiaco en el que, por cuestión de minutos, podría no estar dando esta nota tal cuál.

Semifinal Pumas vs. Puebla:

Con un claro dominio futbolístico de parte del equipo del Chelís, el marcador 1-0 les favoreció durante casi todo el juego, sin embargo, a pocos minutos de acabado el partido, los Pumas de la UNAM meten un gol, lo que les da la ventaja (debido a su resultado en la ida) para estar en la final.

Semifinal Pachuca vs. Indios:

Este partido debía ser una mera práctica para los Tuzos del Ojitos Meza, puesto que claramente ha sido el mejor equipo del torneo y los Indios venían de casi descender a la primera división A. Sin embargo, una tremenda suerte que cobijó a los Indios de Cd. Juárez durante sus últimos juegos, les sacó un buen susto a los jugadores del Pachuca. El milagro que los Indios debían lograr era tener una diferencia de 3 goles respecto a su rival, y lo que parecía imposible, en el minuto 75 no lo sonaba tanto, pues ya habían conseguido 2 de ésos 3 goles. Por fortuna, la justicia divina hizo que ganara quien debía ganar y el Pachuca, con un gol en tiempo complementario consigue el pase a la final.

¿Por qué digo que estos resultados son reflejo de la sociedad? Porque habla de la inequidad que existe en el talento y el trabajo de la gente.

No sé a quién se le ocurrió ésa regla tan pirada de que existiera una cosa llamada “marcador global” que constaba de sumar los goles de dos partidos entre los mismos equipos, uno por cada estadio, y que los que anotaban en el estadio del rival valían más. Esta tonta regla, sacadísima de la manga, ha provocado que las matemáticas le ayuden a equipos que no lo merecen y perjudiquen a equipos que merecen un mejor trato, ejemplos podemos citar a varios:

Los Indios de Cd. Juárez es un equipo que luchaba por no descender a 1a división-A. De repente, cuando todo parecía perdido, un solo partido los salvó y mantuvo en la liguilla, pero no sólo eso, sino que aún con pésimos resultados, fue escalando posiciones y, con unos refuerzos de otros equipos como Tigres, consiguió un boleto para ser semifinalista. ¿En qué momento pasó, si todos los equipos lo trataban como trapos?

El América, un equipo al que le tengo mucho cariño pero que desde hace ya más de dos años no tiene una buena temporada. En esta liguilla las matemáticas le ayudaron. Ganó unos juegos como visitante, perdió todos como local y, al final, se dedicó a esperar. En el partido Chivas vs. Indios, con el resultado adecuado, ambos equipos quedarían eliminados y el América pasaría a la siguiente ronda, pero los Indios dieron la sorpresa, y no sólo eliminaron a las águilas, sino a los rayados.

Toluca, mi favorito en recientes fechas, por la excelente dirección técnica de José Manuel “Chepo” de la Torre, cuyo nombre sonó muy fuerte para dirigir a la selección nacional. Su proceso fue impecable, uno de los mejores equipos y que se perfilaba para su bicampeonato… y al final, las matemáticas lo perjudicaron en uno de los pocos partidos que perdieron.

Puebla, un club que dio mucho de qué hablar y no en buen sentido siempre. El Chelís, su actual Director Técnico, es contratado para rescatarlos del descenso y lo logra, siendo otro ejemplo de que las matemáticas le ayudaron a quedar como semifinalista. Lo curioso es que los jugadores y el mismo entrenador no dejaron de quejarse de que la directiva les debía varios meses de sueldo. Aún con todo eso, su estilo de juego era bastante bueno ya en sus últimos partidos y le sacaron un buen susto a los Pumas. ¿Acaso no es buena idea pensar en una estrategia así como otros equipos? “No te pago hasta que me des buenos resultados”… Quizá el América debería aprender de esto, en lugar de sus millonarios salarios que, en lugar de ayudar, malcrían a los jugadores.

El fútbol mexicano es inequitativo, como la sociedad. Quien no trabaja en un proceso contínuo y echa a la suerte su destino, tiene probabilidades de tener éxito. En cambio, quien trabaja día con día, con intención de lograr un objetivo por medio de esfuerzo, puede lograrlo o no, nadie le garantiza nada. Es muy triste darse cuenta, pero seguro si voltean a su alrededor en su oficina, se darán cuenta de mucha gente mediocre que sigue teniendo empleo por razones distintas a su esfuerzo o talento. No me gusta un fútbol mediocre, donde los que nomás le echan ganas al final de la carrera pueden obtener mejores cosas que quienes le pusieron empeño desde el inicio, pero mucho menos quiero una sociedad donde pase lo mismo, donde los que hacen la tarea un día antes de entregarla en lugar de la semana o el mes anterior pueden salir mejor librados o donde el talento y esfuerzo son simplemente valores agregados y no la base para la construcción del éxito.