Posts Tagged ‘presidente’

h1

La nueva caja china o… ¿verdad que extrañan a Calderón?

noviembre 10, 2014

Si vieron la cinta “La Dictadura Perfecta” de Luis Estrada, seguramente entenderán de qué va el término “la caja china”. Se trata de un evento desafortunado que provoca la distracción de los medios de comunicación y el pueblo sobre otro asunto que tenía una fuerte relevancia local o nacional.

Pues bien señores, les tengo una noticia: hemos caído de nuevo en “la caja china”. ¿Se acuerdan que hace unas semanas teníamos manifestaciones diarias por los problemas con el nuevo programa del Instituto Politécnico Nacional? ¿Enserio se acuerdan? Porque pareciera que ya se nos borró de la mente con el tema de los 43 normalistas aparentemente asesinados de manera brutal y descubiertos hace apenas unos días.

Todos los presidentes de este país han pasado por severas crisis de imagen, al menos los que yo recuerdo. Sin embargo, no habíamos visto una tan grave como la que estamos viviendo ahora con el Presidente Enrique Peña Nieto, donde parece que el país se le está saliendo de las manos, un país donde no hay autoridad, donde no hay ley, donde cada quien hace lo que se le pega su gana.

Para el año 2010, con todos los escándalos del bicentenario, la opinión pública rogaba que los días avanzaran para que Felipe Calderón concluyera su mandato, sobre todo debido a la supuesta guerra en la que nos había metido por acabar con los cárteles del narcotráfico. Llegó el 1 de diciembre de 2012 y mágicamente, este país parecía tranquilo. ¿Realmente lo estaba? Hay analistas que incluso hablan de que hoy, el país es aún más violento que en todos los años que estuvo Calderón en la gran silla. Mi pregunta es: ¿si Felipe Calderón se pudiera reelegir, votarían por él de nuevo? Estoy seguro que más de uno de ustedes, queridos lectores, en efecto diría que si.

En pasados días hemos visto una serie de actos violentos por parte de manifestantes (o infiltrados, como algunos argumentan), siendo los más representativos: la quema de una unidad del Metrobús en la Ciudad de México, así como la quema de la puerta “Mariana” en Palacio Nacional, símbolo de la patria, puerta que han cruzado personajes como Benito Juárez, Porfirio Díaz Mori, José María Morelos, entre muchos otros. No conozco una voz que no se haya alzado a favor o en contra de este acto. Algunos de los argumentos que a favor se basan en que es simplemente una puerta y que no se compara con la muerte de 43 personas, otros respecto a que en realidad no le pasó nada a la puerta debido a una serie de mecanismos de ingeniería con que cuenta para que no haya poder humano que la dañe, otros incluso mencionan que fueron apenas 2 o 3 personas las subversivas y que los demás se manifestaban pacíficamente. Por supuesto, me indigna saber que en este país existan grupos violentos que secuestran, torturan y asesinan a estudiantes y exijo a las autoridades que se esclarezca y castigue a sus autores, con pena de muerte si fuera necesario (aunque no exista en México). Pero yo me pregunto: ¿acaso quemar una puerta de Palacio nacional le va a devolver la vida a los 43 estudiantes? ¿acaso el obtener la renuncia del Presidente Peña va a generar un cambio sustancial en la república? ¿creen que, si pudiéramos volver el tiempo atrás y la mayoría hubiera votado por Josefina Vázquez Mota o por AMLO, las cosas serían mejores? Yo solo les escribo mi premisa: si AMLO fuera presidente, es probable que José Luis Abarca (antiguo edil de Iguala) no solo estuviera libre, sino que quizá tendría un cargo bastante influyente en el gabinete nacional. Y ya conocen la fichita que es la familia de su esposa.

He leído palabras que afirman que los manifestantes violentos son infiltrados. No dudaría que así fuera, sin embargo, los pacíficos seguramente no son tontos y saben que por uno, pagan todos. Si al ver a una o dos personas prendiéndole fuego a la puerta Mariana, lo único que hicieron fue tomar fotografías, entonces podemos confirmar que “tanto peca el que mata a la vaca, como el que le agarra la pata”. Coherencia señores. Si no quieren violencia en su movimiento, demuéstrenlo. Eliminen la violencia en su interior.

Si existen infiltrados pagados por el gobierno para desprestigiar la imagen del movimiento, entonces yo le digo al Señor presidente Enrique Peña Nieto: cambie de asesores, lo están destrozando. Me permito ofrecer mi ayuda para encausar las cosas de manera inteligente. No necesita quemar la puerta de sus propias oficinas para demostrar un punto.

Desde mi perspectiva, lo que le está haciendo falta a este gobierno es aplicar la ley. Los ciudadanos nos sentimos desprotegidos. Es increíble que en esta ciudad (donde vivo) sea más fácil que la grúa lleve mi auto al corralón, que la policía encuentre a los culpables del robo de mi computadora aún habiendo cámaras donde se ven los rostros. Es increíble que, si te roban un coche usando un cheque falso para pagarte, la ley diga que es “abuso de confianza” y la aseguradora no te ampare. Es increíble que los cajeros que le pagan su decena a los policías se queden con todas las monedas de cada sobre de su sueldo y ni uno de los agentes pueda quejarse porque si no, les retrasan su pago indefinidamente. Es increíble que si un policía de caseta ayuda a una señora que está siendo asaltada en la calle, y al oficial lo matan, su familia quede desprotegida so pretexto de que “el oficial dejó su área de trabajo”. Es increíble que, si alguien le prende fuego a un Metrobús, no exista un solo policía que lo pueda detener y meter a la cárcel a los culpables. Por supuesto que esa labor es del gobierno, deben hacer su chamba, pero contéstenme ustedes: ¿saben cuál es el nombre de su diputado local? Si contestaron que no, ¿entonces de qué se quejan? Comiencen por pedirle las cosas a quienes realmente pueden escucharlos.

Los manifestantes violentos, incendiarios, necesitan ser castigados. El problema es que al gobierno le da miedo aplicar la ley, y eso la gente lo sabe, por eso se aprovecha. Sigo manteniendo mi propuesta a todos ustedes: si realmente quieren manifestarse por una causa justa que cambie de manera radical este país, incendien la puerta de las casas y ranchos de los narcotraficantes. ¡Ah! Pero lo olvidaba… ellos sí son de armas tomar, ¿verdad? ¿miedo?

Señor presidente Enrique Peña Nieto, la solución a sus problemas la tiene en sus manos, solo necesita ponerse los pantalones: aplique la ley, use la fuerza pública si es necesario y controle a los medios de comunicación para que, en lugar de enturbiar las aguas, ayuden a la construcción de una mejor imagen pública de México.

h1

La insoportable levedad del gel

diciembre 5, 2011

El día de ayer, el precandidato único a la presidencia de la república por el PRI, Enrique Peña Nieto, hizo acto de presencia en la Feria Internacional del Libro y en su conferencia de prensa, un reportero le preguntó “¿cuáles son los 3 libros que han marcado su vida personal y política?”. No ahondaré en lo que el político mexiquense respondió pero aquí está el video:

 

 

A raíz de esto, ha habido una serie de burlas -por decir lo menos- en redes sociales, especialmente en Twitter. El candidato escribió por esa misma vía, a las 7.58 de la noche lo siguiente:

 

“Estoy leyendo tweets sobre mi error de ayer, algunos muy críticos, otros incluso divertidos. Agradezco todos. Sigamos trabajando por México.”

 

¿Sensato?, ¿prudente? Al menos dijo algo.

 

Lo que causó tanta burla fue, sin duda, el cómo Peña Nieto se “cuatrapeó” en su respuesta ante el periodista. Dijo mal los autores, luego argumentó que no recordaba los títulos de los libros. Muchas personas, según leí en este domingo, decían que si un libro te marcaba, no quedaba ninguna duda de su título o de detalles importantes del mismo. Hasta cierto punto, esto es cierto, sin embargo, los que dicen eso, se olvidan del contexto. Si bien, Peña Nieto debía ir preparado para responder una pregunta tan obvia como esa, también es muy probable que no quisiera responder con un libro en específico so pretexto de que se le ligara con algún tipo de pensamiento que luego pudiera afectar su campaña. Pongamos un ejemplo. En mi caso, uno de los libros que más han marcado mi vida ha sido el del Perfume, de Patrick Suskind. Es un libro acerca de un asesino. Si yo fuera candidato presidencial, ¿decir eso me ayudaría o me perjudicaría a largo plazo? Si contestaron lo primero, piénsenlo dos veces. ¿Qué ocurre si Peña Nieto afirma que le marcó la vida un libro de Carlos Fuentes (como de hecho dijo, solo que no le atribuyó el texto a este autor), notable escritor de pensamiento liberal? ¿Cómo afectaría eso a su campaña en futuro? Como asesor en imagen, les puedo decir que hay que considerar estos factores siempre.

 

Lo más preocupante de todo no es la burla, ni el ser jueces sin conocer el contexto, sino que si saliéramos a la calle a hacer esa misma pregunta, seguro más de uno no sabría qué responder. Vivimos en un país donde se leen 2.8 libros al año per cápita, eso para muchos ya es malo, pero aún peor sería saber que uno de esos libros quizá sea Crepúsculo o el Libro Vaquero. ¿No es mejor buscar calidad en lugar de cantidad? ¿Sabían ustedes que los seres humanos leemos día con día el equivalente a un documento de word de puro texto de 10 mb? Eso es MUCHÍSIMO texto. ¿Cuánto de eso nos deja algo, nos “marca”, nos cambia la vida?

 

Bien lo dice Eduardo Ruíz-Healy, “un error como el de Enrique Peña Nieto lo comete cualquiera. Enfoquémonos en lo realmente importante: el cómo y con qué piensa resolver los problemas cada candidato”.

 

Ahora bien, el problema ha llegado a tal grado, que incluso en Twitter se mantuvo como Trending Topic el Hashtag #LibreríasPeñaNieto, mismo que fue dado de baja como TT este domingo por la noche, a lo que mucha gente, sin fundamento alguno, le echó la culpa al equipo de campaña de Peña Nieto. Dicen que seguro ellos pidieron a Twitter bajar ese HT. Les digo algo: en primera, eso es imposible. En segunda, el HT seguía ahí, lo que se bajó fue el que fuera Tema Prioritario, simplemente para Twitter ese HT era “viejo” a comparación de otras cosas con mayor relevancia para la hora del día como lo eran “La Voz” o el futbol y la final Santos-Tigres. Pero claro, en México somos buenos para criticar pero malos para proponer. Quizá estamos malacostumbrados por el mismo PRI, pero si se da de baja un Trending Topic, seguro fue un complot. ¿No les parece preocupante esa mentalidad? Vamos a ponernos a actuar. Llegue el candidato que llegue a la presidencia, no podrá hacer ningún cambio radical si no cuenta con la acción real de la ciudadanía. Todos criticamos a la corrupción, ¿cuántos hemos participado y salido beneficiados en la misma?

 

Es hora de madurar como sociedad. Si exigimos mejores políticos, primero seamos exigentes con nosotros mismos.

h1

Si Peña Nieto fuera presidente…

septiembre 7, 2010

¿Se imaginan un escenario en 2012 donde el presidente fuera Enrique Peña Nieto? No se esfuercen tanto, aquí les tengo el video:

h1

Obama en sus años mozos

junio 10, 2010

Pocas veces tenemos la oportunidad de ver a los gobernantes de un país en momentos donde ni ellos mismos se sienten orgullosos. Por ello, resulta aún más curioso el hallazgo de estas fotografías, son del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en sus épocas de juventud. En algunas incluso lo vemos fumando (no es un secreto que le gusta fumar, pero aquí apreciamos que lo hace desde hace ya algunos años).

¿Será que no le importa mucho al presidente -ni a su equipo- el que estas fotografías aparezcan? ¿O de plano no se habrán dado cuenta que están en la red?

h1

El nuevo logo del Gobierno de Chile

marzo 13, 2010

Me han causado muchísima confusión la cantidad de comentarios vertidos en torno a la nueva identidad gráfica del gobierno de Sebastián Piñera como presidente de Chile.

Como bien sabemos, cada presidente que llega al cargo, da borrón y cuenta nueva con la imagen del gobierno anterior. En México, ha sido muy notorio sobre todo en los sexenios de Vicente Fox y de Felipe Calderón. En el 2000, hubo un serio problema en este sentido, pues fue controversial el diseño del “águila mocha” que, a nivel gráfico, me parecía bastante bien logrado, pero a nivel legal tenía el gran defecto de que, constitucionalmente, los lábaros patrios no pueden ser mutilados como se hizo en dicha identidad. Este acto lo corrigieron los diseñadores de Ideograma, al crear toda la imagen gráfica para el gobierno del 2006, que también es bastante buena. Antes de esto, ¿alguien recuerda la identidad gráfica del gobierno? Seguro su respuesta es NO.

Pues bien, en Chile está pasando algo similar que con el águila mocha. Al parecer, ha sido poca la gente a la que ha agradado que hayan convertido el símbolo del país del sur en un icono metálico estilo militar. Y por si fuera poco, la cero aplicabilidad de la tipografía al inscrutarle tantos colores, ha hecho que el público conocedor de elementos diseñísticos se pregunte si no es una broma. El gobierno del presidente Piñera ha declarado que simplemente es un identidad de transición… pero tal vez dicha transición dure 4 años.

¿Ustedes qué opinan? ¿Les agrada o no?

h1

Tlatelolco, Díaz Ordaz y el cine mexicano

enero 23, 2010

Tlatelolco es una cinta que, desde hace unas semanas, está filmando el director Carlos Bolado (creador de Bajo California) con la participación estelar de mi querido amigo Roberto Sosa, personificando a Gustavo Díaz Ordaz. La parte interesante de esto es que, además de que la caracterización está sumamente bien hecha, al parecer Sosa decidió enfocarse en la parte humana -sí, tenía una- del expresidente, en dar a conocer las razones del por qué ocurrió lo que ocurrió en 1968, tratando de verlo con la óptica gubernamental.

Aún no se sabe la fecha de estreno de esta cinta, pero aquí los dejo con unas imágenes de Díaz Ordaz, perdón… de Roberto Sosa caracterizado.

h1

Los costos de imagen de Luz y Fuerza…

octubre 12, 2009

Mis últimos posts en este blog han sido al respecto de esta, tan escandalosa noticia de la extinción de Luz y Fuerza del Centro, sin embargo y como consultor de imagen, no puedo dejar de hablar de los costos imagológicos que, a mi juicio, traerá una acción como esta:

Es evidente que la sociedad se ha partido en dos, por un lado tenemos a los que, como un servidor, creemos que el presidente actuó bien, puesto que era imposible seguir teniendo a instituciones sindicales como el SME o ineficientes como LyFC, que aún con un presupuesto superior al que recibe toda la UNAM, generaban menos de la tercera parte de la energía eléctrica que la CFE. Por otro lado, tenemos a los que creen que dicha acción es incorrecta, por cientos de razones que muchos ya han expuesto como la actitud anti-sindical, la preocupación por el desempleo de tanta gente, entre otras tantas.

Hace unas semanas, yo, en tono de broma, comentaba con varios amigos sobre la posibilidad de que el presidente aceptara que el PAN estaba políticamente derrotado para las elecciones del 2012, es casi un hecho que, a menos que ocurra un milagro, Enrique Peña Nieto será el próximo presidente de este país (Dios nos ampare). Por esta razón, yo afirmaba que con esto en mente, la mejor opción para sacar a este país adelante fuera acabar de raíz con todos aquellos elementos cancerígenos para nuestra sociedad, comenzando por los sindicatos de las 3 secretarías que desaparecieron hace algunos días, y que se hiciera de manera tal que el siguiente presidente ya no tuviera manera de echarlo a perder de nueva cuenta. Reitero, lo dije en broma, pero pareciera que alguien me escuchó y decidió poner manos a la obra, pues me he encontrado con que el gobierno federal tuvo las agallas e inteligencia suficientes para acabar con una de las empresas más obsoletas de este planeta, no importando el costo político que traería, cosa que me da gusto porque habla de que el presidente está ya gobernando pensando en el futuro de los mexicanos, no en el futuro de su partido.

La imagen pública del presidente es y será, a partir de esto, histórica. Pasará a los libros como un presidente que se enfrentó a un sindicato y sus mafias, por un lado, pero también como un individuo autoritario y “dictador” (como ya muchos lo tachan). Sea como sea, creo que en este país ya no estamos para democracias, necesitamos la reencarnación de Porfirio Díaz, pero con la visión de futuro y de progreso, alguien que diga “esto lo hacemos porque YO lo digo”. El gran problema de los presidentes anteriores (al menos los últimos 2) ha sido que les han dado tanto miedo los movimientos sociales, que han terminado por desistir en sus intentos por mejorar a la patria, baste como ejemplo el del presidente Fox cuando dejó en paz el tema del nuevo aeropuerto.

Otra cosa que me parece muy curiosa, es que fuera de los empleados sindicalizados de Luz y Fuerza, casi nadie, aún sintiendo que el presidente actuó mal, opina que ésa compañía estaba bien. Un gran porcentaje de comentarios que he visto en blogs, facebook y columnas editoriales afirman que Luz y Fuerza tenía problemas severos de calidad en su servicio, y su sindicato estaba manchado por las decisiones de los líderes, que no velaban por sus trabajadores sino por sus intereses propios. Era una empresa donde la persona con el menor sueldo, ganaba $16,000 pesos al mes, siendo que hay investigadores certificados que no ganan eso. La imagen pública de la compañía de Luz era, ya desde hace tiempo, bastante mala, aún con la idea de que muchos sienten que si ésa empresa era tan ineficiente, se debía en gran medida a la falta de inversión en tecnologías por parte del gobierno (y es aquí donde me regreso: LyFC tenía, entre los cobros del recibo que nos llega a casa, y el subsidio del gobierno, más dinero que la UNAM, y aún así no le alcanzaba).

Por cierto que peor está quedando la imagen de LyFC ante la ciudadanía, en primera, con las marchas y alborotos que, aunque ya Martín Esparza, exlíder sindical del SME, dijo que no volverán a ocurrir, y en segunda, con el apoyo de sectores que no están precisamente muy bien ante la opinión pública, como lo son López Obrador y el PRD

¿Se podría ahorrar dinero por otro lado que no fuera extinguiendo a esta empresa? Por supuesto que si, pero el problema es que no hay apoyo por parte de las distintas esferas de los 3 poderes de gobierno. Para muestra, la negativa de Jesús Ortega por reducir en un 50% el presupuesto que se le da a los partidos políticos… ¿acaso no con ése dinero se podría apoyar a la educación, la investigación, tecnología o simplemente a darle de comer a la gente?

¿Se podría haber evitado la extinción de LyFC con una iniciativa de ley que obligara a la empresa a modernizarse o al sindicato a tener otros derechos y obligaciones? Si, pero dudo que dicha iniciativa hubiera pasado.

Una de las pocas cosas que el presidente puede aún hacer sin preguntarle a nadie es justo el decreto que promulgó el sábado pasado, y yo creo que hace bien en aprovechar dicho recurso. No podemos seguir como estamos hasta ahora, México puede ser un país de prosperidad. Brasil ya se dio cuenta y está luchando día con día para remediar sus errores, y vean lo que han logrado (aunque les falte muchísimo por recorrer). ¿Por qué en México no podemos hacer lo mismo? Recursos tenemos, potencial también, sólo nos falta la voluntad y las acciones. Si el presidente pasa a la historia como autoritario, como el que hizo que fuera el último presidente del PAN, como el que causó caos en este país por las movilizaciones sindicales… creo que es un costo justo, a cambio de que las generaciones que estamos por terminar los veintitantos, tengamos un mejor nivel de vida a futuro, y ya no se diga aquellos que aún son niños o que ni siquiera nacen. Si la única manera de arreglar las cosas en este país son a la mala, pues bienvenidas las medidas, porque yo quiero a un México que tenga una imagen pública de impacto positivo a nivel mundial, y lo quiero YA.

Picture 1