Posts Tagged ‘brasil’

h1

Los fantasmas arbitrales ponen en peligro el Mundial Brasil 2014

junio 13, 2014

Después de una sencilla y, hasta cierto punto, desangelada inauguración del Mundial Brasil 2014 donde llovieron las críticas sobre todo por la elección de que Pitbull y J Lo interpretaran el tema principal cuando hay decenas de artistas cariocas que podrían haberlo hecho mucho mejor, con más talento y, sí, hasta más pegajosos, la primera justa se dio entre el país anfitrión contra Croacia, donde el protagonista de la historia fue el árbitro japonés Yuichi Nishimura, quien marcó una falta inexistente sobre Fred, lo que puso a Brasil en ventaja, terminando con un marcador de 3 a 1 (y ese gol de Croacia fue autogol).

 

Ahora, en el segundo día del evento, en el partido de México contra Camerún, nuevamente existen no una, sino dos dudas sobre la actuación del árbitro, en este caso se trató del colombiano Wilmar Roldán, quien le anuló dos goles al equipo azteca, mismos que fueron anotados sorpresivamente por Gio Dos Santos. Resulta obvio que no se dejaron esperar los memes en internet, e incluso gente de otros países se une al apoyo hacia México contra el silbante.

 

Imagen

 

Esto nos debe de poner a pensar: ¿cómo está afectando a la imagen de este mundial y, sobre todo, de la FIFA, la actuación de los árbitros? Sobre todo porque, por primera vez, se cuenta con alta tecnología para las decisiones de los silbantes, por ejemplo: el balón cuenta con una serie de chips que detectan cuando se ha anotado un gol, además de que cada árbitro cuenta con un reloj que les marca una anotación correcta. Y ni con todo esto dejan de ocurrir errores garrafales.

 

Lo que es un hecho es que la gente se comienza a desesperar, no pasaron ni dos partidos y ya hay exigencias, burlas que pueden poner en peligro la reputación de la FIFA, que pueden generar de este mundial una serie de fantasmas, que lo dejen marcado como “el mundial más sucio de la historia”.

 

Uno de los axiomas de la imagen pública dicta: “es mejor crear una imagen positiva desde cero que tratar de corregir una dañada”. Creo que el pecado de la FIFA hoy por hoy es haberse tardado tanto en aceptar incluir tecnología en los partidos mundialistas, y aún así, sigue faltando tecnología para detectar realmente los codazos y los fuera de lugar. La FIFA está, con el paso de los años, tratando de cubrir una serie de insatisfacciones públicas, producto de la enorme presión. ¿Qué necesidad había de ello? Con el presupuesto que evidentemente tienen, hubiera sido mucho mejor ser pioneros en el tema tecnológico para evitar dañar su reputación.

 

Joseph Blatter, presidente de la FIFA, pocas horas antes del partido entre Brasil y Croacia, sugirió el uso de las repeticiones instantáneas televisivas para poder dirimir decisiones controversiales. Pero quedó solamente en una sugerencia, no en una aplicación real.

 

El fútbol es un deporte hermoso que, cuando se juega con honestidad y justicia, llega a los corazones incluso de los más duros. No cabe duda que en este mundial, caló en los corazones de muchos, pero no de manera positiva. Veremos cómo evoluciona –si es que se da- el manejo arbitral. Personalmente tengo miedo de ver la actuación de Marco Rodríguez, a ver si no deja en mal a México desde el punto de vista de los jueces.

h1

Origen de la polémica de los jerseys verdes de Nike en la Liga Mx

abril 9, 2014

Artículo escrito por Ángel Palma (@angelpalma1)

Los aficionados esperaban con ansia y morbo tanto el “Clásico Joven”, como el debut de Ricardo Lavolpe al frente del Club Guadalajara en el marco de la jornada 14 de la Liga MX. Sin embargo, los reflectores apuntaron a los equipos vestidos por Nike debido a que la marca estadunidense, dentro de su campaña #ArriesgaTodo, con miras al mundial de Brasil, creó uniformes de edición especial con los colores de la selección mexicana.

 

Imagen

 

Cabe mencionar que los equipos que visten Nike son Tijuana, Pachuca, Atlas, América y Monterrey, siendo éste último el único que se negó a cambiar sus colores, aunque fuera únicamente por una jornada, argumentando preferir evitar problemas con la marca patrocinadora de la selección mexicana, Adidas; aunque a éste respecto, se especula que Monterrey se negó debido a que la relación con Nike finaliza al término de la presente campaña, es decir: ya les vale lo que diga la marca inspirada en la diosa griega de la victoria, pues la siguiente campaña vestirán diseños de la marca alemana Puma.

Mucho se ha hablado de esta estrategia de Nike; desde dejar “mal parada” a la Liga MX por permitir usar uniformes no registrados al inicio del torneo, pasando por la superstición de los uniformes de la mala suerte pues sólo Tijuana ganó con éstos, hasta comentarios en tono de burla para Rubens Sambueza y Tomás Boy, ya que por fin pudieron vestir los colores de la selección mexicana; pero muy escaso ha sido lo que se ha dicho del origen de esta estrategia, para lo que habría que trasladarnos a Brasil.

A finales de 2013, Adidas presentó el tercer uniforme del club brasileño Palmeiras, con los colores de la selección de éste país, cuando dicho club, tradicionalmente utiliza el color verde con vivos en blanco. La campaña de presentación juega con la imaginación de los aficionados, así como con la provocación a Nike pues con la frase “patria amada- dois amores, una camisa”, presenta la camiseta, ocultando el escudo del club, como si quien la porta estuviera entonando el himno nacional brasileño.

 

Imagen

 

Siendo la selección brasileña, una de las joyas del marketing deportivo, Nike no se quedaría con los brazos cruzados y diseñó uniformes inspirados en la selección brasileña para todos los equipos que viste en Brasil; en la campaña de presentación de estos kits, se mostró a la figura emblemática de cada club, liderados por el capitán de la selección brasileña, Thiago Silva, con la camiseta oficial y en una pose retadora.

 

Imagen

 

Cabe mencionar que, a últimas fechas, la relación entre Nike y la Confederación Brasileña de Fútbol no es la mejor; con estas circunstancias, Adidas aprovechó para mostrarle, tanto a afición como directivos, como sería la vestimenta de Brasil si Adidas la diseñara.

Con este contexto, podemos decir que la “guerra fría” entre Nike y Adidas, ha cruzado fronteras; la marca de la palomita, busca aprovechar que el diseño para el mundial que Adidas creó para la selección mexicana no ha sido bien recibida por los aficionados en México. Sin embargo, hay que tomar en cuenta algunos factores para entender el polémico diseño. La playera del “Tri” es de las más vendidas en el mundo, por lo que no está pensada para el mercado mexicano en primera instancia, de ahí que el diseño inspirado en la lucha libre, pueda ser un éxito de ventas, como pudo serlo aquél de Aba Sport del mundial de 1998 en Francia con mayor capacidad de distribución y una campaña de mercadeo adecuada. Hay muchas anécdotas de reporteros en dicho mundial en las que platican que el exótico diseño del calendario azteca era comprado a los mexicanos por turistas asiáticos en cantidades que triplicaban el valor del mismo.

 

Imagen

 

Volviendo a la estrategia de Nike en la jornada 14 de la Liga MX, tampoco Adidas se quedó de brazos cruzados ante los guiños a su novia, aunque reaccionó de manera tímida e insuficiente en difusión, mediante un tuit en la cuenta de la selección mexicana @miseleccionmx, que decía “¡Buenos días! La pasión no se intercambia. Tus colores o ninguno”, acompañado una imagen con la playera oficial de la selección y la frase “Pasión que no admite intercambio”.

 

Imagen

 

Decía el director deportivo de Pachuca que apoyaron la estrategia de Nike por el aporte rejuvenecedor al mercado y por lo innovadora; sin duda rejuvenece el mercado mexicano, pero ahora que les platiqué de dónde viene la idea, sabemos que no es innovadora. A pesar de que es una copia, es de aplaudirse que lleguen estas ideas a México para inspirar a las cabezas del marketing deportivo; y si se necesita de más inspiración, hay que seguir volteando al mercado brasileño, donde la creatividad brilla con luz propia empezando con el “packaging” en las camisetas disponibles para los aficionados. Un gran ejemplo lo vimos hace dos años con el Internacional de Porto Alegre; la camiseta se vendía en una caja de unicel con cubos de gel y una bolsa similar a las que transportan sangre para transfusiones, en lugar de sangre; este gran concepto venía acompañado de la frase “Si hay algo que nos identifica, es la sangre”.

 

Imagen

 

No sabemos si, en México, Nike buscaba la famosa premisa “que hablen de mí, bien o mal, pero que hablen”; el éxito de su campaña se verá reflejado en las ventas que puedan hacer de las playeras de edición especial que están disponibles por alrededor de $1,500 pesos; el primer éxito de Nike se vivió de inmediato cuando se enfrentaban Atlas y Puebla, pues en el estadio 3 de marzo se escuchó a una sola voz el “México, México” para animar al equipo tapatío enfundado en los colores nacionales. Si tomamos en cuenta que, en gran medida, el objetivo primario del marketing deportivo es generar experiencias para el aficionado, Adidas no debe estar nada contento.

 

 

h1

La época de oro: México vs. Brasil en la confederaciones 1999

junio 28, 2009

Ahora a Televisa les ha dado por programar partidos viejos, pero lejos de parecer aburrido, es una idea interesante. Hoy pasaron el partido de la copa confederaciones 1999 donde México jugó contra Brasil, y lo curioso de esto es que uno olvida lo bien que jugó México alguna vez, miren que meter en aprietos a un equipo como el sudamericano no es fácil, pero en aquella selección donde estaban el Matador, Cuauhtémoc Blanco (si, lleva más de 10 años en la selección nacional), el Conejo Pérez (si, también lleva más de 10 años jaja), Palencia y hasta Jorge Campos, todos se notaban bien acoplados, jugaban en equipo y, gracias a éso, metían goles y ganaron la copa.

El Director Técnico de la época era Manuel Lapuente. Según yo, él fue el penúltimo entrenador de la selección que sabía de estrategia -el último fue Lavolpe- y le marcaba a los jugadores la posición y jugadas exactas que quería, no solamente hablaba bonito, motivándolos psicológicamente, como lo hicieron Hugo, Eriksson y el Vasco. Con todo esto, sigo insistiendo en la urgente necesidad que tiene México de una buena escuela de directores técnicos, no que sean solamente exjugadores que, de repente, les dio por entrenar, sino gente que estudie liderazgo, estrategia, historia del fútbol, derecho del deporte, etc. Gente preparada que, como Lapuente lo demostró en su momento, tienen capacidad de armar un buen equipo sin parecer mujer comprando zapatos (o sea, llamando y probando a más de 50 jugadores sin quedarse de fijo con ninguno). Lapuente, aún con la victoria que llevaba México de 4-3 contra Brasil, seguía enojado porque el juego no era perfecto. Hoy, basta ver que con una mínima victoria, ya están celebrando. Además, ahora los jugadores se la pasan quejándose de que los medios de comunicación los presionan mucho… ¡pues que jueguen así! Entonces nadie hará menos que aplaudirles, pero es como en cualquier trabajo o como dijo Alejandro Martí: “si no puedes, renuncia”.

México fue campeón de la confederaciones en 1999 ganándole a Brasil. Hoy estamos mordiéndonos las uñas pensando en la enorme posibilidad de que EU gane, siendo que ésa selección no figuraba en aquellas épocas, pero hoy, gracias a la enorme paciencia de trabajar en sus fuerzas básicas, la psicología del trabajo en equipo, la precisión que sólo a los gringos y los japoneses se les da así, etc, hoy EU puede darnos una tranquiza de la que quizá no nos podamos recuperar. México perdió mucho tiempo creyendo que era el gigante del fútbol en América y no trabajó como debía, las consecuencias las vemos hoy.

Por cierto que este partido de 1999 fue curioso verlo. Hugo Sánchez era comentarista en Televisa, pintaba que sí sabía de táctica pero nos dimos cuenta cuando fue DT que nomás no. Fernando Schwartz aún seguía en la empresa, pero lo mandaban a cubrir la banca de los jugadores jaja. Y… ¡ah cómo se acostumbra uno a la Phantom! Hacía falta ésa tecnología hace 10 años para las jugadas controversiales.