Posts Tagged ‘AMLO’

h1

La nueva caja china o… ¿verdad que extrañan a Calderón?

noviembre 10, 2014

Si vieron la cinta “La Dictadura Perfecta” de Luis Estrada, seguramente entenderán de qué va el término “la caja china”. Se trata de un evento desafortunado que provoca la distracción de los medios de comunicación y el pueblo sobre otro asunto que tenía una fuerte relevancia local o nacional.

Pues bien señores, les tengo una noticia: hemos caído de nuevo en “la caja china”. ¿Se acuerdan que hace unas semanas teníamos manifestaciones diarias por los problemas con el nuevo programa del Instituto Politécnico Nacional? ¿Enserio se acuerdan? Porque pareciera que ya se nos borró de la mente con el tema de los 43 normalistas aparentemente asesinados de manera brutal y descubiertos hace apenas unos días.

Todos los presidentes de este país han pasado por severas crisis de imagen, al menos los que yo recuerdo. Sin embargo, no habíamos visto una tan grave como la que estamos viviendo ahora con el Presidente Enrique Peña Nieto, donde parece que el país se le está saliendo de las manos, un país donde no hay autoridad, donde no hay ley, donde cada quien hace lo que se le pega su gana.

Para el año 2010, con todos los escándalos del bicentenario, la opinión pública rogaba que los días avanzaran para que Felipe Calderón concluyera su mandato, sobre todo debido a la supuesta guerra en la que nos había metido por acabar con los cárteles del narcotráfico. Llegó el 1 de diciembre de 2012 y mágicamente, este país parecía tranquilo. ¿Realmente lo estaba? Hay analistas que incluso hablan de que hoy, el país es aún más violento que en todos los años que estuvo Calderón en la gran silla. Mi pregunta es: ¿si Felipe Calderón se pudiera reelegir, votarían por él de nuevo? Estoy seguro que más de uno de ustedes, queridos lectores, en efecto diría que si.

En pasados días hemos visto una serie de actos violentos por parte de manifestantes (o infiltrados, como algunos argumentan), siendo los más representativos: la quema de una unidad del Metrobús en la Ciudad de México, así como la quema de la puerta “Mariana” en Palacio Nacional, símbolo de la patria, puerta que han cruzado personajes como Benito Juárez, Porfirio Díaz Mori, José María Morelos, entre muchos otros. No conozco una voz que no se haya alzado a favor o en contra de este acto. Algunos de los argumentos que a favor se basan en que es simplemente una puerta y que no se compara con la muerte de 43 personas, otros respecto a que en realidad no le pasó nada a la puerta debido a una serie de mecanismos de ingeniería con que cuenta para que no haya poder humano que la dañe, otros incluso mencionan que fueron apenas 2 o 3 personas las subversivas y que los demás se manifestaban pacíficamente. Por supuesto, me indigna saber que en este país existan grupos violentos que secuestran, torturan y asesinan a estudiantes y exijo a las autoridades que se esclarezca y castigue a sus autores, con pena de muerte si fuera necesario (aunque no exista en México). Pero yo me pregunto: ¿acaso quemar una puerta de Palacio nacional le va a devolver la vida a los 43 estudiantes? ¿acaso el obtener la renuncia del Presidente Peña va a generar un cambio sustancial en la república? ¿creen que, si pudiéramos volver el tiempo atrás y la mayoría hubiera votado por Josefina Vázquez Mota o por AMLO, las cosas serían mejores? Yo solo les escribo mi premisa: si AMLO fuera presidente, es probable que José Luis Abarca (antiguo edil de Iguala) no solo estuviera libre, sino que quizá tendría un cargo bastante influyente en el gabinete nacional. Y ya conocen la fichita que es la familia de su esposa.

He leído palabras que afirman que los manifestantes violentos son infiltrados. No dudaría que así fuera, sin embargo, los pacíficos seguramente no son tontos y saben que por uno, pagan todos. Si al ver a una o dos personas prendiéndole fuego a la puerta Mariana, lo único que hicieron fue tomar fotografías, entonces podemos confirmar que “tanto peca el que mata a la vaca, como el que le agarra la pata”. Coherencia señores. Si no quieren violencia en su movimiento, demuéstrenlo. Eliminen la violencia en su interior.

Si existen infiltrados pagados por el gobierno para desprestigiar la imagen del movimiento, entonces yo le digo al Señor presidente Enrique Peña Nieto: cambie de asesores, lo están destrozando. Me permito ofrecer mi ayuda para encausar las cosas de manera inteligente. No necesita quemar la puerta de sus propias oficinas para demostrar un punto.

Desde mi perspectiva, lo que le está haciendo falta a este gobierno es aplicar la ley. Los ciudadanos nos sentimos desprotegidos. Es increíble que en esta ciudad (donde vivo) sea más fácil que la grúa lleve mi auto al corralón, que la policía encuentre a los culpables del robo de mi computadora aún habiendo cámaras donde se ven los rostros. Es increíble que, si te roban un coche usando un cheque falso para pagarte, la ley diga que es “abuso de confianza” y la aseguradora no te ampare. Es increíble que los cajeros que le pagan su decena a los policías se queden con todas las monedas de cada sobre de su sueldo y ni uno de los agentes pueda quejarse porque si no, les retrasan su pago indefinidamente. Es increíble que si un policía de caseta ayuda a una señora que está siendo asaltada en la calle, y al oficial lo matan, su familia quede desprotegida so pretexto de que “el oficial dejó su área de trabajo”. Es increíble que, si alguien le prende fuego a un Metrobús, no exista un solo policía que lo pueda detener y meter a la cárcel a los culpables. Por supuesto que esa labor es del gobierno, deben hacer su chamba, pero contéstenme ustedes: ¿saben cuál es el nombre de su diputado local? Si contestaron que no, ¿entonces de qué se quejan? Comiencen por pedirle las cosas a quienes realmente pueden escucharlos.

Los manifestantes violentos, incendiarios, necesitan ser castigados. El problema es que al gobierno le da miedo aplicar la ley, y eso la gente lo sabe, por eso se aprovecha. Sigo manteniendo mi propuesta a todos ustedes: si realmente quieren manifestarse por una causa justa que cambie de manera radical este país, incendien la puerta de las casas y ranchos de los narcotraficantes. ¡Ah! Pero lo olvidaba… ellos sí son de armas tomar, ¿verdad? ¿miedo?

Señor presidente Enrique Peña Nieto, la solución a sus problemas la tiene en sus manos, solo necesita ponerse los pantalones: aplique la ley, use la fuerza pública si es necesario y controle a los medios de comunicación para que, en lugar de enturbiar las aguas, ayuden a la construcción de una mejor imagen pública de México.

Anuncios
h1

En Twitter eres blanco o negro… jamás gris

marzo 11, 2012

El pasado 14 de febrero me di a la tarea de realizar un experimento en Twitter, y antes que cualquier cosa, si usted fue parte del mismo y se sintió ofendido, le ofrezco la más sincera de las disculpas. Como todo experimento social, no se puede revelar que se está haciendo, simplemente se lleva al cabo.

 

En mi cuenta personal de Twitter tiendo a realizar comentarios ácidos y sarcásticos, quienes me siguen desde hace tiempo, saben que es mi estilo de escribir en dicha red social. Por ello, cuando Andrés Manuel López Obrador declaró que una de sus propuestas –de ganar la presidencia- era crear la Secretaría de Cultura Federal y que ésta sería encabezada por la reconocida escritora Elena Poniatowska, decidí tuitear lo siguiente:

 

“AMLO propone a Elena Poniatowska como Secretaria de Cultura… no pues si, si de eso se trata, q pongan al @HijodelSanto de Sec. de Defensa”

 

Éste comentario fue sumamente retuiteado entre la comunidad digital nacional, a tal grado que, minuto a minuto, la página de toptwittertrends.com me iba informando de los lugares donde el mismo iba siendo más y más popular. Pero lo importante no fue eso, sino el impacto que tuvo entre la ciudadanía. Es por ello que he nombrado las presentes líneas como “En Twitter eres blanco o negro… jamás gris”, porque hubo desde quienes se limitaban a ofenderme, hasta quienes buscaban entablar un debate inteligente conmigo. Les comparto, sin decir nombres, algunos de los tuits que llegaron a mi cuenta en respuesta al comentario puesto:

 

“Importa q sepa del rubro que encabeza. Elena Poniatowska sabe de cultura como para encabezar Secretaría de Cultura”

“Por lo menos sabes quién es Elena Poniatowska? Tienes un cuarto de la cultura que tiene ella? No lo creo.”

“Acaso sabes quien es Elena Poniatowska? la cultura es lo que mas le hace falta a este pais mitadores de telenov.”

“En serio esa chica tiene mejor curriculum que tu, y tu candidato”

“Elena Poniatowska al no recibir hueso del PRI se va con el peje, pero tenemos imágenes de su pasado. http://t.co/pbBreFLs

Y cuál es tu metodología para determinar que persona daría resultados en cierto cargo. Por ejemplo Elena Poniatowska.”

“Lavate la boca cuando te refieras a esta señora!!!!”

“Entonces más bien es por gente como tú, analfabetas funcionales y videntes, que es necesaria una Secretaría de Cultura.”

“Eres un ignorante. No dirias eso si hubieras tomado un libro y tu vida y lo hubieras leido. Neandertal.”

“Que poco sabes de mundo en sí saber, administrar solo falta ser honrado; luchar por un ideal… una vida debe respaldarte.”

“parece que si te falta y mucho mi amigo, como comparas con hijo del santo. Creo que lo banal de tu profesión no justifica eso”

“¿Que libros marcaron tu vida? .. seguramente uno de esos más que ni ha la ha leído ni sabe nada”

“Y que tiene de malo Poniatoska? Es una intelectual de mucho prestigio, pinches derechuecos.”

“bueno mínimo es una persona culta y ya eso es ir de gane. O prefieren a alguien como Sari Bermúdez”

“si sabes que Poniatowska es escritora y no personaje chafa del cine mexicano. Tus tweets no demuestran ingenio, sino incultura”

 

En fin, los tuits anteriores son algunos ejemplos de toda la controversia que creó mi comentario. Usted, querido lector, puede apreciar lo variopinto de los mismos. Desde defensas apasionadas hacia la Sra. Poniatowska, pasando por suposiciones de que yo tengo preferencia por algún candidato, hasta deméritos a mi profesión como Consultor en imagen pública, que algunos siguen viéndola como “banal o superficial” cuando el sustento científico con el que se trabaja en la misma es sumamente amplio.

 

El punto del experimento fue confirmar la premisa: la comunidad tuitera es poco tolerante ante una crítica, pero en lugar de argumentar, utiliza un mecanismo de defensa basado en descalificaciones. Sin lugar a dudas, ésta hipótesis se ha hecho firme, pero más allá de la misma, es de pensar seriamente el punto de que la gente común (y me incluyo), no estamos analizando a conciencia las propuestas de los candidatos. Solo un 20% de la ciudadanía siquiera las escucha, el otro porcentaje de los votantes se van por el sentimiento, por un “me cae bien” o “se ve guapo”.

 

Sigo preguntándome entonces: si todo pueblo tiene el gobierno que se merece… ¿qué clase de pueblo somos?

 

No dejen de enviar sus comentarios a @CosmoCiudadano o a un servidor @QuiqueOrtega

 

Participación personal en el Comité de Observación Social en Medios Digitales “CosmoCiudadano.mx

h1

Unhate: la mejor publicidad es la censura

noviembre 19, 2011

No hay que ser un verdadero genio para darse cuenta que el morbo llama la atención de la gente, más aún si se trata de algo que nos resulta extraño o fuera de lugar. Tal es el caso de la campaña de Bennetton titulada “Unhate” que busca dar un mensaje de unidad, de dejar de odiarnos y mejor apoyarnos. Como empresa de estilo natural, Bennetton tiene perfecta coherencia en querer comunicar esto, y siempre ha sido una institución que busca impactar en su publicidad, no olvidemos que fueron de los primeros en poner juntos a niños blancos y negros en una misma imagen de venta.

 

En esta ocasión, la campaña Unhate muestra a diversos líderes mundiales dándose un beso en la boca. Para ejemplo, tenemos a Obama y Chávez, Sarkozy y Merkel e incluso el Papa con un imán iraní. Por supuesto, todo esto Photoshopeado, pero no importa, el trabajo está bien hecho y logró su objetivo: visibilidad y reflexión, además de algo de ironía.

 

A tal grado funcionó, que Bennetton tuvo que disculparse públicamente por la imagen del Papa con el iraní. Sin duda, todo está perfectamente planeado. Al momento de hablar de propaganda, este tipo de estrategias son y seguirán siendo efectivas.

 

Por supuesto, no tardaron en salir las versiones mexicanas de esta campaña. Chafas, pero chistosas.

 

h1

Los costos de imagen de Luz y Fuerza…

octubre 12, 2009

Mis últimos posts en este blog han sido al respecto de esta, tan escandalosa noticia de la extinción de Luz y Fuerza del Centro, sin embargo y como consultor de imagen, no puedo dejar de hablar de los costos imagológicos que, a mi juicio, traerá una acción como esta:

Es evidente que la sociedad se ha partido en dos, por un lado tenemos a los que, como un servidor, creemos que el presidente actuó bien, puesto que era imposible seguir teniendo a instituciones sindicales como el SME o ineficientes como LyFC, que aún con un presupuesto superior al que recibe toda la UNAM, generaban menos de la tercera parte de la energía eléctrica que la CFE. Por otro lado, tenemos a los que creen que dicha acción es incorrecta, por cientos de razones que muchos ya han expuesto como la actitud anti-sindical, la preocupación por el desempleo de tanta gente, entre otras tantas.

Hace unas semanas, yo, en tono de broma, comentaba con varios amigos sobre la posibilidad de que el presidente aceptara que el PAN estaba políticamente derrotado para las elecciones del 2012, es casi un hecho que, a menos que ocurra un milagro, Enrique Peña Nieto será el próximo presidente de este país (Dios nos ampare). Por esta razón, yo afirmaba que con esto en mente, la mejor opción para sacar a este país adelante fuera acabar de raíz con todos aquellos elementos cancerígenos para nuestra sociedad, comenzando por los sindicatos de las 3 secretarías que desaparecieron hace algunos días, y que se hiciera de manera tal que el siguiente presidente ya no tuviera manera de echarlo a perder de nueva cuenta. Reitero, lo dije en broma, pero pareciera que alguien me escuchó y decidió poner manos a la obra, pues me he encontrado con que el gobierno federal tuvo las agallas e inteligencia suficientes para acabar con una de las empresas más obsoletas de este planeta, no importando el costo político que traería, cosa que me da gusto porque habla de que el presidente está ya gobernando pensando en el futuro de los mexicanos, no en el futuro de su partido.

La imagen pública del presidente es y será, a partir de esto, histórica. Pasará a los libros como un presidente que se enfrentó a un sindicato y sus mafias, por un lado, pero también como un individuo autoritario y “dictador” (como ya muchos lo tachan). Sea como sea, creo que en este país ya no estamos para democracias, necesitamos la reencarnación de Porfirio Díaz, pero con la visión de futuro y de progreso, alguien que diga “esto lo hacemos porque YO lo digo”. El gran problema de los presidentes anteriores (al menos los últimos 2) ha sido que les han dado tanto miedo los movimientos sociales, que han terminado por desistir en sus intentos por mejorar a la patria, baste como ejemplo el del presidente Fox cuando dejó en paz el tema del nuevo aeropuerto.

Otra cosa que me parece muy curiosa, es que fuera de los empleados sindicalizados de Luz y Fuerza, casi nadie, aún sintiendo que el presidente actuó mal, opina que ésa compañía estaba bien. Un gran porcentaje de comentarios que he visto en blogs, facebook y columnas editoriales afirman que Luz y Fuerza tenía problemas severos de calidad en su servicio, y su sindicato estaba manchado por las decisiones de los líderes, que no velaban por sus trabajadores sino por sus intereses propios. Era una empresa donde la persona con el menor sueldo, ganaba $16,000 pesos al mes, siendo que hay investigadores certificados que no ganan eso. La imagen pública de la compañía de Luz era, ya desde hace tiempo, bastante mala, aún con la idea de que muchos sienten que si ésa empresa era tan ineficiente, se debía en gran medida a la falta de inversión en tecnologías por parte del gobierno (y es aquí donde me regreso: LyFC tenía, entre los cobros del recibo que nos llega a casa, y el subsidio del gobierno, más dinero que la UNAM, y aún así no le alcanzaba).

Por cierto que peor está quedando la imagen de LyFC ante la ciudadanía, en primera, con las marchas y alborotos que, aunque ya Martín Esparza, exlíder sindical del SME, dijo que no volverán a ocurrir, y en segunda, con el apoyo de sectores que no están precisamente muy bien ante la opinión pública, como lo son López Obrador y el PRD

¿Se podría ahorrar dinero por otro lado que no fuera extinguiendo a esta empresa? Por supuesto que si, pero el problema es que no hay apoyo por parte de las distintas esferas de los 3 poderes de gobierno. Para muestra, la negativa de Jesús Ortega por reducir en un 50% el presupuesto que se le da a los partidos políticos… ¿acaso no con ése dinero se podría apoyar a la educación, la investigación, tecnología o simplemente a darle de comer a la gente?

¿Se podría haber evitado la extinción de LyFC con una iniciativa de ley que obligara a la empresa a modernizarse o al sindicato a tener otros derechos y obligaciones? Si, pero dudo que dicha iniciativa hubiera pasado.

Una de las pocas cosas que el presidente puede aún hacer sin preguntarle a nadie es justo el decreto que promulgó el sábado pasado, y yo creo que hace bien en aprovechar dicho recurso. No podemos seguir como estamos hasta ahora, México puede ser un país de prosperidad. Brasil ya se dio cuenta y está luchando día con día para remediar sus errores, y vean lo que han logrado (aunque les falte muchísimo por recorrer). ¿Por qué en México no podemos hacer lo mismo? Recursos tenemos, potencial también, sólo nos falta la voluntad y las acciones. Si el presidente pasa a la historia como autoritario, como el que hizo que fuera el último presidente del PAN, como el que causó caos en este país por las movilizaciones sindicales… creo que es un costo justo, a cambio de que las generaciones que estamos por terminar los veintitantos, tengamos un mejor nivel de vida a futuro, y ya no se diga aquellos que aún son niños o que ni siquiera nacen. Si la única manera de arreglar las cosas en este país son a la mala, pues bienvenidas las medidas, porque yo quiero a un México que tenga una imagen pública de impacto positivo a nivel mundial, y lo quiero YA.

Picture 1

h1

Y se despidió el héroe…

septiembre 29, 2009

O al menos eso pudo ser, pudo tenerlo todo y lo dejó ir. Me refiero a Rafael Acosta, mejor conocido como “Juanito”, un político que, sin lugar a dudas, ha dado mucho de qué hablar. Desconozco si el cuate maneje publirrelacionista o todo lo que hizo, lo haya hecho de manera intuitiva, pero la verdad es que supo manejar perfectamente los estímulos para incluso caerle bien a gente que ni siquiera comulga con su ideología partidista o política. Juanito se supo ganar a las masas, se dio a conocer por un escándalo y ha sido de los pocos que se le han puesto al tu por tu a AMLO, al desafiarlo incluso a soltar información de su conocimiento si alguien lo amenazaba con el asunto de no dejar la jefatura delegacional… pero no todo podía ser tan bello. Hoy, 28 de septiembre, después de una reunión con el Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, Juanito ha declarado que por motivos de salud, sí pedirá licencia de su cargo para dejarle el paso libre a Clara Brugada, capricho de los perredistas para el puesto.

Lo anterior demuestra varias cosas:

1. La política en México es un circo, no cosa seria. La gente valora más al chistosito que al propositivo… ¿o alguien sabe cuáles eran las promesas de campaña de Juanito?

2. Ebrard sigue siendo un títere de AMLO.

3. A cualquier persona se le pueden comprar sus ideales por unos pesos, sólo hay que saber cómo llegarle.

4. El cinismo de la política es tan grande ahora que ya no se oculta el que haya candidatos que son pura pantalla para poner en el cargo a alguien detrás.

5. Y lo peor de todo: ¡qué feo cuerpo tiene Juanito! jajaja vean:

Picture 1

h1

Sáquele la fruta a la piñata

agosto 22, 2009

¿Qué tal esta foto del peje, en una posición muy poco protocolaria?

Si de por si nunca lo saludaría, aquí ni siquiera pensaría en darle la mano después de verlo.

5770_132985758277_93986923277_3338887_7599599_n

h1

La mala imagen de un gobierno… desde su cabeza

agosto 15, 2009

El día de hoy, me ha llamado de sobremanera la atención un reportaje que reproduce el diario Publimetro (a partir del original en la revista Time) en la que rankea a los 10 gobernantes peor vestidos de la historia. Tomando en cuenta que en unos meses lanzaré el Encuentro Nacional de Imagología, en donde uno de los temas a debatir será justamente este, me parece importante analizarlo.

La lista destaca a los siguientes:

1. Kim Jong Il (Norcorea)

2741739214_666d5779f1

2. Vladimir Putin (Rusia)

0804_vladimir_putin_ap09080407547_ap_02

3. Augusto Pinochet (Chile)

dart-pinochet

4. Muammar Al-Gaddafi (Libia)

090202-N-0506A-402

5. Evo Morales (Bolivia)

evo-morales

6. Mahmud Ahmadineyad (Irán)

315683_2

7. Fidel Castr0 (Cuba)

fidel-zelaya

8. Hugo Chavez (Venezuela)

Hugo_Chavez

9. Mao Zedong (China)

Mao_Tse-toung

10. Jean-Bédel Bokassa (República Centroafricana)

bokassa9

No se si los pondría en ese orden, pero sin duda, como asesor de imagen, estoy de acuerdo con 9 de los 10 mencionados. El único que creo que podría no estar aquí sería Vladimir Putin. Al parecer, el motivo de que esté en esta lista radica en una fotografía que le tomaron teniendo el torso desnudo montando un caballo, en donde incluso se ha llegado a especular sobre su preferencia sexual, sin embargo, creo que esto se debe más bien a un descuido imperdonable de parte de su equipo de imagen, así como de él mismo, por no tener las debidas precauciones a sabiendas de que es un personaje público y que cualquier error, puede y será usado en su contra.

Kim Jong Il, líder norcoreano, ha sido satirizado tremendamente por su imagen en la película Team America, y no es para menos. Es excéntrico (se dice que tiene una colección de más de 20,000 películas), utiliza siempre el mismo atuendo (pantalones y chamarras de cremallera en color café) además de unos lentes cuadrados gigantescos, ya se de sol o para leer, siendo que por sus características físicas, el café es el color que menos le sienta y su rostro tan pequeño hace que los anteojos grandes se le vean aún más grandes. Incluso se cree que él murió en 2003 y que los Kim Jong Ils que han aparecido desde entonces son actores doblándolo. Lo que es un hecho es que su atuendo es algo perfectamente planeado, remiten sin duda a un dictador, con amplias similitudes con otros casos.

Augusto Pinochet, otro dictador, pero en Chile, es el primero latinoamericano que sale en esta lista, y todo se reduce a que nunca salió de sus trajes militares que, por si alguien sintiera que no eran ya suficientemente amenazadores, le añadía una capa en color gris con la que, de verdad, parecía Darth Vader. Añádanle su bastón con incrustaciones plateadas y tienen al personaje más intransigente del continente.

Muammar Al-Gaddafi, en la fotografía que está en el presente texto, puede parecer 2 cosas: vocalista de un grupo de tecnocumbia, o bien, Genne Simmons, pero ninguna de las 2 se acerca ni tantito con las características que debiera tener un líder, aunque sin duda, sus rasgos físicos han de impactar a quien lo ve en persona, la realidad es que no concuerdan con un personaje icono a seguir por su pueblo: barba a medio rasurar, cabello largo y descuidado, piel quebrada, atuendos militares. Toda una guía de lo que NO hay que hacer.

Evo Morales, con sus típicas chompas (unos suéteres fabricados de alpaca boliviana que, según los indígenas de la región, son una prenda muy elegante) pasará a la historia como uno de los pocos presidentes en el nuevo siglo que nunca jamás se les ha visto -o se les verá- con corbata. No obstante lo anterior, la imagen de Evo Morales tiene una razón de ser: es un líder de izquierda, y además, indígena. Todo su gabinete también es indígena y aprueba cosas como la legalización de la hoja de coca, incluso se le ha visto usándola. Las chompas son el perfecto elemento para que su pueblo lo siga, no necesita la aprobación de los demás países, y cabe recordar que cuando ganó la elección de Bolivia, estos suéteres se pusieron tan de moda en el mundo que su producción tuvo que elevarse considerablemente. Algo similar a lo que ocurrió en México cuando ganó Vicente Fox y la venta de botas creció. También, su piel oscura y el cabello sin mucho arreglo le dan ese carácter de “trabajo para mi pueblo”. ¿Esto es bueno? Para él si, pero para el resto de la humanidad no, ya que está demeritando sin lugar a dudas las características que un presidente debiera tener, insisto, debe ser alguien aspiracional, no una figura que se confunda con los demás.

Mahmud Ahmadineyad, siempre vestido de gris o colores neutros, es un personaje que tiene toda la pinta de un intelectual mexicano, de hecho se parece mucho al antigüo rector de la UNAM, Francisco Barnés de Castro, por su barba descuidada. Otro caso más de un líder que ha dado la apariencia de ser parte del pueblo, de ser austero en su indumentaria, aspecto que merma su imagen pública ante el mundo.

Al inconfundible Fidel Castro siempre se le asoció con sus trajes militares, sin embargo, desde antes de dejar la presidencia de Cuba, se le ha visto siempre vistiendo pants Adidas, ni siquiera ahora que está más recuperado ha soltado la comodidad de ése producto que, de hecho, en palabras de Travis González, vocero de la marca Adidas, el que Castro utilice esa marca no es positivo ni negativo para la misma pues ellos hacen ropa “para deportistas, no para líderes”. Sin embargo, creo que es curioso pensar en un producto “de derecha” usado por un líder de izquierda, vaya, Adidas no es una marca económica y tiene un target muy específico, para gente de mediano a alto poder adquisitivo. Castro, al representar a un pueblo comunista que tiene hambre, queda en ridículo al mostrarse así… pero dudo que le importe. Pero no solamente son sus pants lo que lo pone en esta lista: sus desplantes, su barba larga y ahora canosa, su tono de voz ronco, su necedad, todos son elementos que no son propios de un líder actual (aunque ya no es tan actual).

Hugo Chávez, según la revista Time, es el mandatario que parece crayola, porque siempre se le ve vistiendo atuendos rojos “friégame la retina”. Por supuesto, no sólo es eso, sus trajes militares, su tono de voz totalmente egocéntrico, incluso el poco porte que tiene cuando usa traje (casi siempre negro o azul con corbata roja con un nudo de triángulito súper pasado de moda) hace que sea “el peligro americano”. Además, la burla que hizo de México cuando utilizó un sombrero charro en un mítin y cantó “el rey” lo hizo quedar en ridículo total.

La industria de la moda tiene que agradecerle algo sin duda a Mao Zedong: la invención de los cuellos Mao. Además, no podemos negar que es una figura histórica cuya imagen es inconfundible, y estuvo tan posicionada en China, que su foto oficial duró por años y años y se veia en cualquier rincón de aquel país. Trajes grises totalmente neutros, gorras militares sencillas, un cabello abultado hacia los lados y un rostro que, de entrada, pareciera inocente, lo han hecho identificable ante el mundo. ¿Buena imagen? Difícil decirlo, pero al menos sí muy funcional para los fines que él buscaba.

Para finalizar, tenemos a Jean-Bédel Bokassa, otro excéntrico. Se creyó por completo su posición de emperador, por lo que utilizaba todo elemento que fuera imponente y lo distinguiera por completo de todos: grandes accesorios en oro, un báculo, corona, trajes que carecían de pantalón sino que tenían falda, capa… vaya, no por nada se decía admirador de Napoleón.

Ahora, ¿qué demuestra este estudio? Primero, que la imagen pública de un mandatario es importante, no sólo para su gente, sino para el mundo entero. Ya no se trata solamente de ganar una elección o de caerle bien a su pueblo, sino de que el planeta lo vea como un líder, duro en ocasiones, pero accesible en otras. Inteligente siempre, pero también creativo. Dinámico, pero paciente. Muchos contrastes que existen, pero que se pueden lograr. Vean por ejemplo la imagen de Barack Obama, hoy por hoy, uno de los líderes más aceptados a nivel mundial y cuya juventud va de la mano con su indumentaria, su actitud, su adicción por la tecnología, pero que éso no le merma su capacidad de dirigir a un país sumido en una de sus peores crisis en la historia y que, por si fuera poco, es admirado por muchos.

¡Qué bueno que AMLO no ganó las elecciones de 2006! De ser así, sería miembro en esta lista, aunque podríamos hacer la lista de los políticos mexicanos peor vestidos, sin duda.