Archive for the ‘Reflexiones’ Category

h1

En Twitter eres blanco o negro… jamás gris

marzo 11, 2012

El pasado 14 de febrero me di a la tarea de realizar un experimento en Twitter, y antes que cualquier cosa, si usted fue parte del mismo y se sintió ofendido, le ofrezco la más sincera de las disculpas. Como todo experimento social, no se puede revelar que se está haciendo, simplemente se lleva al cabo.

 

En mi cuenta personal de Twitter tiendo a realizar comentarios ácidos y sarcásticos, quienes me siguen desde hace tiempo, saben que es mi estilo de escribir en dicha red social. Por ello, cuando Andrés Manuel López Obrador declaró que una de sus propuestas –de ganar la presidencia- era crear la Secretaría de Cultura Federal y que ésta sería encabezada por la reconocida escritora Elena Poniatowska, decidí tuitear lo siguiente:

 

“AMLO propone a Elena Poniatowska como Secretaria de Cultura… no pues si, si de eso se trata, q pongan al @HijodelSanto de Sec. de Defensa”

 

Éste comentario fue sumamente retuiteado entre la comunidad digital nacional, a tal grado que, minuto a minuto, la página de toptwittertrends.com me iba informando de los lugares donde el mismo iba siendo más y más popular. Pero lo importante no fue eso, sino el impacto que tuvo entre la ciudadanía. Es por ello que he nombrado las presentes líneas como “En Twitter eres blanco o negro… jamás gris”, porque hubo desde quienes se limitaban a ofenderme, hasta quienes buscaban entablar un debate inteligente conmigo. Les comparto, sin decir nombres, algunos de los tuits que llegaron a mi cuenta en respuesta al comentario puesto:

 

“Importa q sepa del rubro que encabeza. Elena Poniatowska sabe de cultura como para encabezar Secretaría de Cultura”

“Por lo menos sabes quién es Elena Poniatowska? Tienes un cuarto de la cultura que tiene ella? No lo creo.”

“Acaso sabes quien es Elena Poniatowska? la cultura es lo que mas le hace falta a este pais mitadores de telenov.”

“En serio esa chica tiene mejor curriculum que tu, y tu candidato”

“Elena Poniatowska al no recibir hueso del PRI se va con el peje, pero tenemos imágenes de su pasado. http://t.co/pbBreFLs

Y cuál es tu metodología para determinar que persona daría resultados en cierto cargo. Por ejemplo Elena Poniatowska.”

“Lavate la boca cuando te refieras a esta señora!!!!”

“Entonces más bien es por gente como tú, analfabetas funcionales y videntes, que es necesaria una Secretaría de Cultura.”

“Eres un ignorante. No dirias eso si hubieras tomado un libro y tu vida y lo hubieras leido. Neandertal.”

“Que poco sabes de mundo en sí saber, administrar solo falta ser honrado; luchar por un ideal… una vida debe respaldarte.”

“parece que si te falta y mucho mi amigo, como comparas con hijo del santo. Creo que lo banal de tu profesión no justifica eso”

“¿Que libros marcaron tu vida? .. seguramente uno de esos más que ni ha la ha leído ni sabe nada”

“Y que tiene de malo Poniatoska? Es una intelectual de mucho prestigio, pinches derechuecos.”

“bueno mínimo es una persona culta y ya eso es ir de gane. O prefieren a alguien como Sari Bermúdez”

“si sabes que Poniatowska es escritora y no personaje chafa del cine mexicano. Tus tweets no demuestran ingenio, sino incultura”

 

En fin, los tuits anteriores son algunos ejemplos de toda la controversia que creó mi comentario. Usted, querido lector, puede apreciar lo variopinto de los mismos. Desde defensas apasionadas hacia la Sra. Poniatowska, pasando por suposiciones de que yo tengo preferencia por algún candidato, hasta deméritos a mi profesión como Consultor en imagen pública, que algunos siguen viéndola como “banal o superficial” cuando el sustento científico con el que se trabaja en la misma es sumamente amplio.

 

El punto del experimento fue confirmar la premisa: la comunidad tuitera es poco tolerante ante una crítica, pero en lugar de argumentar, utiliza un mecanismo de defensa basado en descalificaciones. Sin lugar a dudas, ésta hipótesis se ha hecho firme, pero más allá de la misma, es de pensar seriamente el punto de que la gente común (y me incluyo), no estamos analizando a conciencia las propuestas de los candidatos. Solo un 20% de la ciudadanía siquiera las escucha, el otro porcentaje de los votantes se van por el sentimiento, por un “me cae bien” o “se ve guapo”.

 

Sigo preguntándome entonces: si todo pueblo tiene el gobierno que se merece… ¿qué clase de pueblo somos?

 

No dejen de enviar sus comentarios a @CosmoCiudadano o a un servidor @QuiqueOrtega

 

Participación personal en el Comité de Observación Social en Medios Digitales “CosmoCiudadano.mx

Anuncios
h1

La insoportable levedad del gel

diciembre 5, 2011

El día de ayer, el precandidato único a la presidencia de la república por el PRI, Enrique Peña Nieto, hizo acto de presencia en la Feria Internacional del Libro y en su conferencia de prensa, un reportero le preguntó “¿cuáles son los 3 libros que han marcado su vida personal y política?”. No ahondaré en lo que el político mexiquense respondió pero aquí está el video:

 

 

A raíz de esto, ha habido una serie de burlas -por decir lo menos- en redes sociales, especialmente en Twitter. El candidato escribió por esa misma vía, a las 7.58 de la noche lo siguiente:

 

“Estoy leyendo tweets sobre mi error de ayer, algunos muy críticos, otros incluso divertidos. Agradezco todos. Sigamos trabajando por México.”

 

¿Sensato?, ¿prudente? Al menos dijo algo.

 

Lo que causó tanta burla fue, sin duda, el cómo Peña Nieto se “cuatrapeó” en su respuesta ante el periodista. Dijo mal los autores, luego argumentó que no recordaba los títulos de los libros. Muchas personas, según leí en este domingo, decían que si un libro te marcaba, no quedaba ninguna duda de su título o de detalles importantes del mismo. Hasta cierto punto, esto es cierto, sin embargo, los que dicen eso, se olvidan del contexto. Si bien, Peña Nieto debía ir preparado para responder una pregunta tan obvia como esa, también es muy probable que no quisiera responder con un libro en específico so pretexto de que se le ligara con algún tipo de pensamiento que luego pudiera afectar su campaña. Pongamos un ejemplo. En mi caso, uno de los libros que más han marcado mi vida ha sido el del Perfume, de Patrick Suskind. Es un libro acerca de un asesino. Si yo fuera candidato presidencial, ¿decir eso me ayudaría o me perjudicaría a largo plazo? Si contestaron lo primero, piénsenlo dos veces. ¿Qué ocurre si Peña Nieto afirma que le marcó la vida un libro de Carlos Fuentes (como de hecho dijo, solo que no le atribuyó el texto a este autor), notable escritor de pensamiento liberal? ¿Cómo afectaría eso a su campaña en futuro? Como asesor en imagen, les puedo decir que hay que considerar estos factores siempre.

 

Lo más preocupante de todo no es la burla, ni el ser jueces sin conocer el contexto, sino que si saliéramos a la calle a hacer esa misma pregunta, seguro más de uno no sabría qué responder. Vivimos en un país donde se leen 2.8 libros al año per cápita, eso para muchos ya es malo, pero aún peor sería saber que uno de esos libros quizá sea Crepúsculo o el Libro Vaquero. ¿No es mejor buscar calidad en lugar de cantidad? ¿Sabían ustedes que los seres humanos leemos día con día el equivalente a un documento de word de puro texto de 10 mb? Eso es MUCHÍSIMO texto. ¿Cuánto de eso nos deja algo, nos “marca”, nos cambia la vida?

 

Bien lo dice Eduardo Ruíz-Healy, “un error como el de Enrique Peña Nieto lo comete cualquiera. Enfoquémonos en lo realmente importante: el cómo y con qué piensa resolver los problemas cada candidato”.

 

Ahora bien, el problema ha llegado a tal grado, que incluso en Twitter se mantuvo como Trending Topic el Hashtag #LibreríasPeñaNieto, mismo que fue dado de baja como TT este domingo por la noche, a lo que mucha gente, sin fundamento alguno, le echó la culpa al equipo de campaña de Peña Nieto. Dicen que seguro ellos pidieron a Twitter bajar ese HT. Les digo algo: en primera, eso es imposible. En segunda, el HT seguía ahí, lo que se bajó fue el que fuera Tema Prioritario, simplemente para Twitter ese HT era “viejo” a comparación de otras cosas con mayor relevancia para la hora del día como lo eran “La Voz” o el futbol y la final Santos-Tigres. Pero claro, en México somos buenos para criticar pero malos para proponer. Quizá estamos malacostumbrados por el mismo PRI, pero si se da de baja un Trending Topic, seguro fue un complot. ¿No les parece preocupante esa mentalidad? Vamos a ponernos a actuar. Llegue el candidato que llegue a la presidencia, no podrá hacer ningún cambio radical si no cuenta con la acción real de la ciudadanía. Todos criticamos a la corrupción, ¿cuántos hemos participado y salido beneficiados en la misma?

 

Es hora de madurar como sociedad. Si exigimos mejores políticos, primero seamos exigentes con nosotros mismos.

h1

¿Por qué no creer en Teletón? ¿Por qué sí creer en Teletón?

noviembre 14, 2011

Hace unos días fue difundido este video, se los comparto:

 

 

Fuera del tema que suelo hablar respecto a la producción o, en particular, de las tremendas figuras que participan en el mismo (querámoslo o no, de enorme respeto), me interesa hablar respecto a los comentarios que surgen en torno al mismo en su propia página de YouTube. Este video busca eliminar los mitos que existen en torno al Teletón, porque solo eso son: mitos. Si algo he comprobado en lo que va del año, es que los mexicanos somos buenos para criticar pero malos para proponer. No soportamos el éxito de alguien que no sea nosotros mismos. Si Televisa organiza un evento como el Teletón desde hace 15 años es porque alguien tenía que hacerlo, si fuera Telmex, Televisión Azteca, Cemex, José Cuervo, la empresa que quieran, sería igual de criticada. El asunto radica en que los comentarios de mucha gente en torno a este video son justo de lo que hablan en el mismo: “gran fraude”, “no metan en YouTube sus cochinadas”, “que ahora sí donen los del video”, “que no mamen” o “qué verguenza”. Esos son los comentarios que me aparecen inmediatamente abajo del video. ¿No debería darnos pena como mexicanos el atacar a una empresa que lo único que hace es ayudar a niños con discapacidad? Si Televisa quisiera hacer dinero de esto, podría -y hasta estaría en el derecho- de hacerlo. El tiempo de televisión cuesta y no es nada barato, y yo se los digo como experto en el tema: organizar un evento de esta magnitud es algo que cualquier persona cobra y cobra MUY bien. Ellos lo están haciendo de a gratis.

 

Más nos vale dejarnos de actitudes negativas y de críticas sin fundamento y ponernos a ayudar. Por eso seguimos siendo un país tercermundista, preferimos que un narco nos ponga luz y nos alimente y dejamos que haga sus fechorías porque “mi familia está bien”. ¿Y la familia de los demás? ¿Acaso las empresas tienen la culpa? ¡Ya basta, no?

 

Ahí se los dejo para que lo piensen.

h1

Balacera en Torreón y la confusión mediática

agosto 22, 2011

El pasado sábado 20 de agosto, en el minuto 40 del partido disputado en el Estadio del equipo de fútbol Santos (Territorio Santos Modelo), se dio un acontecimiento extraordinario: una balacera se escuchó justo afuera del recinto, fue de tal magnitud, que pudo apreciarse claramente aún con el ruido tradicional de un estadio en pleno juego.

Muchas cosas se dijeron en los medios de comunicación. Primeramente, TV Azteca decidió cortar la transmisión del mismo, lo que provocó enormes críticas, aunque otras voces los felicitaron pues no se trataba de un espectáculo grato, como lo sería el deporte. Otras cadenas, como ESPN, estaban cubriendo el suceso y dándole su toque.

Incluso tuvo tal impacto, que como buenos mexicanos, no hubo quien faltara en ponerse las pilas y escribiera el “Corrido de la Balacera”. Se los comparto a continuación:

Lo que debemos reflexionar en torno a todo esto es, primero, que este evento es muestra clara de lo que ocurre en todo el país. A nadie debe sorprender que estas cosas estén ocurriendo. Pero aún mas lamentable es la falta de responsabilidad de los medios de comunicación que, en aras de obtener rating y atención, comenzaron a sacar sus propias conclusiones y desinformaron en lugar de hacer su labor (que es todo lo contrario). Algunos decían que la balacera le había pegado a las paredes del estadio cuando los mismos testigos dicen que fue en un lugar relativamente lejano, pero al ser llanos los territorios donde se encuentra el estadio, el eco hace que parezca que están baleando al de la butaca de al lado. Este afan de los medios de comunicación de decirnos sobre qué pensar (aunque no puedan decirnos cómo), nos ha llevado a creernos todo lo que dicen y les ha dado un poder con el que no están pudiendo. El paquete es demasiado grande.

Por cierto, al margen de todo esto, se volvió a dar un comentario en Twitter que generó una ligera crisis para uno de los comediantes y actores más reconocidos en el país: Eugenio Derbez. Publicó lo siguiente:

El tema “balacera en Torreón” se convirtió en Trending Topic mundial en Twitter en tan solo unos 20 minutos. ¿Eso es México?

h1

La publicidad y el pésimo gusto de la sociedad mexicana

julio 27, 2011

2 años han pasado desde que hice un breve análisis histórico por todos los “Julios Regalado” que ha tenido la Comercial Mexicana. Desde ese momento y hasta el día de hoy, todos los meses de junio y julio hay un despegue enorme en la cantidad de visitas que llegan a este blog, particularmente por esa entrada, en la que un grueso de comentarios de los lectores son expresando su apoyo a Miguel Hoffman, el actor que interpreta hoy día a tal personaje. Este fenómeno me ha puesto a pensar acerca de nuestra calidad como receptores de mensajes en México y la poca exigencia que tenemos respecto a los mismos.

¿QUÉ NOS PASÓ?

A fines de los años 80, hubo una campaña publicitaria que provocó la inserción de una frase de la misma al léxico coloquial del mexicano, tal vez usted la recuerde:

¿Y tú… quién eres? era una frase que se decía entre la juventud mexicana de manera bastante seguida. Hoy día, pocas personas se acuerdan de estos anuncios, prueba de ello es que a mis alumnos de licenciatura les pongo de ejemplo este caso y no tienen idea de lo que les hablo. Es importante ver cómo un mensaje tan sencillo como una pregunta, puede ser tan pregnante entre la gente y, por lo tanto, hacerte recordar el nombre de una revista que, hasta ese momento, era nueva: ERES. Los encuadres y efectos que utilizaba la producción eran bastante pobres, aunque funcionaban para el público al que iba. Incluían en sus producto a los artistas que, hasta ese momento, eran jóvenes que estaban en ascenso: Gloria Trevi, Paulina Rubio, Erik Rubin, Sasha…

En la misma época, Tang era una marca de jugos instantáneos en sobre que se posicionó eficazmente en el país gracias a su frase “¡no se lo merece!”, aludiendo al niño mimado que todo le daban sus papás y que Jaime, el mayordomo, veía como eso, un malcriado al que le tenía que servir:

¿Creativo? Tal vez no, pero comunicaba muy bien el mensaje de la instantaneidad. El niño malcriado que no era capaz de esperar a llegar a un restaurante para saciar su sed y el mayordomo que debía encontrar la manera de solucionar el problema. Mensaje directo y bien logrado.

En 1993, el entonces publicista Alejandro González Iñárritu (hoy nominado al Oscar) escribía y dirigía este tipo de anuncios para canal 5:

El mensaje era claro: el canal se hacía juvenil. Ya no era infantil, ya no era aburrido, ya no era estilo tradicional, se volvía algo radical e irreverente, entendiendo perfecto a los jóvenes. Además, encontramos la voz en off de Martín Hernández, que eliminaba por completo la voz de Melquiades Sánchez Orozco, que hasta ese momento era el oficial en el canal.

El mismo Iñárritu dirigió también este anuncio que catapultó a la fama al -descanse en paz- comediante Miguel Galván. Su apodo viene de aquí: la tartamuda.

EL NUEVO SIGLO

Entramos al año 2000, pensábamos que el mundo se volvería un caos con el Y2K y, con ello, la publicidad comenzó a verse permeada de puro niño comunicólogo que en lugar de -irónicamente- comunicar, quería ganar premios a como diera lugar. No obstante, había algunas ideas que aún se salvaban, prueba de ello fueron, de nueva cuenta, anuncios que formaron parte de las frases cotidianas del mexicano promedio:

“Todo mundo tiene un Jetta… al menos, en la cabeza” fue una campaña sumamente creativa, a tal grado que volvió a posicionar a ese auto como el aspiracional entre la clase media juvenil. Vemos aquí un cambio enorme, ya no hay saturación de colores, de hecho entra la gente de clase media al protagonismo del mensaje (que ya se vislumbraba que sería la mayoría poblacional en México, como bien lo confirma Luís Rubio en Nexos en 2010).

Otro anuncio de automóviles se ve con “¿Y la Cheyenne, apá?” que, hasta hoy día, es un spot recordado y usado en cualquier situación como frase común:

EL AGUA GLÚ GLÚ Y EL DECLIVE

Llegamos al año 2011 y el anuncio que causa conmoción entre la población es este:

¿Toma más agua, glú glú? ¿Los 5 pasos que, en realidad, son 3? ¿Y por esto hubo alguien que pagó?

Lo más curioso es que el mensaje sigue siendo efectivo. La gente se acordaba que el anuncio era de la Secretaría de Salud y que buscaba que fuéramos más sanos. Llegó a tal grado, que hasta fue tema de discusión no solamente en la sobremesa, sino en twitter y diversas redes sociales. ¿Es que aquí perdimos la brújula? ¿o simplemente ya somos menos exigentes?

Un anuncio donde la producción es sumamente pobre, donde seguro el cliente se puso de necio con que quería que los pasos fueran 5 pero en 20 segundos no se podían decir completos y que es calificado por muchos como “el anuncio más estúpido de la historia”… aún con todo, dio resultado.

Y regreso entonces con el principio: Julio Regalado. ¿Por qué hay decenas de comentarios en el presente blog que defienden a este personaje, a tal grado de catalogarlo incluso de “guapo”? Mi premisa es que la clase media, al hacerse más grande y estar en crecimiento cultural (aún no consolidado), bajó sus exigencias de calidad. Eso, aunado a que los medios de comunicación, cada día bajan sus estándares de calidad en aras de integrar elementos como YouTube a sus filas o mp3 comprimidos, ha provocado que nos conformemos con poco.

La publicidad más reciente de Julio Regalado es:

“Todos quieren ser Julio Regalado” fundamenta su mensaje en que toda su competencia trata de bajar sus precios y sacar muchas promociones, buscando quitarle un pedazo de mercado al ya tan bien posicionado mes de Julio en la Comercial Mexicana. El mensaje es claro, aunque los anuncios de cada promoción eran tan, pero tan estúpidos, que incluso su guión dejaba de tener sentido. Metían con calzador un chiste que a nadie le causaba gracia. Aún así, abarrotaron los súper mercados.

Lo rescatable, y que pocos han notado, es que el vestuario es retro. Si bien, hace un año a Julio lo vistieron como Harry Potter, y hace dos como vaquero, ahora decidieron regresarlo a su esencia formal pero natural (que suena contradictorio, pero ocurre). Si no me creen, vean este anuncio con Sergio Corona, quien fue el Julio Regalado original:

La misma casa de publicidad que estuvo en calidad de responsable la última década de Julio Regalado es que la que lo ha manejado y, por ello, se ha visto claramente el declive en sus mensajes. ¿Cómo decir cosas diferentes para el mismo cliente durante tanto tiempo? Mi consejo a la Comercial Mexicana: ya dénle la oportunidad a alguien más de darle una buena refrescada al mensaje.

Nosotros, como mexicamos, tenemos la enorme responsabilidad de exigir calidad, no cantidad. Está bien divertirnos, ¿pero es que acaso eso está peleado con un buen anuncio, que nos deje algo más?

h1

Melanoma: el cáncer de los jóvenes

junio 9, 2011

Este video es realmente impactante. Además de lo bien producido que está, deja muy en claro que ese mito de que el cáncer es una enfermedad sólo para viejos, es sólo eso: un mito. El melanoma es el cáncer de la piel, muy común en niños y gente joven. No dejen de ver el video, sobre todo si han notado algo que no es normal en su piel: más lunares, cambio de color en los mismos, dolor, si se han asoleado mucho o suelen usar mucho la cama de bronceado.

h1

¿Selección mexicana?

septiembre 28, 2010

¿Se han puesto a pensar en qué significa el término “selección mexicana”? Según la Real Academia de la Lengua, seleccionar es la acción de elegir a una o varias personas, separándolas de ellas y prefiriéndolas. Bajo esta lógica, ¿realmente nuestra “selección” de fútbol está formada por personajes que merezcan estar en ella?

El diario Récord a mostrado de manera íntegra una carta enviada por el denominado “grupo de los 13”, que consta de 13 jugadores de la selección nacional que se han mostrado inconformes en torno a las sanciones que la Federación Mexicana de Fútbol ha tomado debido a las fiestas y los actos, a todas luces, denigrantes de la imagen pública, no solamente de ellos, sino del fútbol mexicana como líderes de opinión que son ellos. En dicha carta (cuya firma lidera Rafael Márquez), mencionan que ellos, como jugadores, han dejado de disfrutar su labor gracias a los actos disfrazados de disciplina que el Director de Selecciones Nacionales, Néstor de la Torre, ha tomando en sus atribuciones. Hablan respecto a que “la ropa sucia se lava en casa” y que les parece una equivocación que se estén ventilando tantos actos de los seleccionados en la prensa nacional e internacional. Además, se defienden en cuanto a las fiestas de las que los acusan y piden no ser convocados a ningún juego de la selección mexicana hasta que no se arregle la situación, o dicho en otras palabras, hasta que no despidan a Néstor de la Torre de su cargo.

Lamentable resulta esta visión de los jugadores. El estar en una selección nacional debe ser un orgullo y no una obligación, y desde hace años, estos personajes demuestran que su prioridad son sus clubes y la selección es casi casi un pasatiempo o, en algunos casos, hasta una carga. Es cierto que los clubes les pagan su sueldo y que si se lastiman, pierden tiempo que podrían aprovechar, pero en un país tan nacionalista como lo es México, la garra y el coraje debieran estar presentes antes de cualquier situación económica. Y, por si fuera poco, estos jugadores no han demostrado suficiente pasión por el país, prueba de ello son las mediocres actuaciones que han tenido en los últimos tiempos. ¿Dónde quedaron esos jugadores que ganaron una copa del mundo en la sub 17? ¿ya perdieron la brújula y los objetivos? Es cierto que un trabajo se debe de disfrutar, pero uno no tiene la capacidad de exigir si no está dispuesto a dar. Si a estos jugadores no les parecen las resoluciones que Néstor de la Torre ha tomado contra ellos, primero debieran hacer una reflexión personal y preguntarse qué hicieron para merecerla, y qué estarían dispuestos a dar a cambio de que los traten bien.

13 jugadores de fútbol en un país de 120 millones de mexicanos no debe ser difícil encontrarlos. Mucho he mencionado del cáncer que implican en este país los promotores deportivos, gente que por unos cuantos pesos es capaz de vender su alma, importándoles poco lo deportivo. La misma actitud parece estar presente en la Federación Mexicana de Fútbol, que busca llenar estadios, en lugar de buscar un juego atractivo, con goles y con objetivos. Tal pareciera que esa actitud ya está permeando en los jugadores. Pero creo que la culpa la tenemos nosotros, los aficionados, por seguir comprando un boleto cada domingo para ver un partido malo, donde nos tratan mal y donde el juego es aburrido. O por seguir encendiendo el televisor, dándoles rating a las 2 televisoras dueños de los clubes más importantes. Si les pegáramos en la cartera, que es donde más les duele, seguramente se preocuparían por mejorar las cosas, pero como somos de conformistas los mexicanos, seguimos prefiriendo lo que nos dan y no exigimos.

Señores jugadores de la selección nacional: entiendan de una vez que ustedes son líderes de opinión, que muchas personas quieren ser como ustedes y si realizan actos de dudosa ética, el castigo más grande debiera ser su verguenza. Argumentan que, al terminar las concentraciones, ustedes pueden hacer lo que les venga en gana, pero les tengo noticias: ¡NO! Al ser figuras públicas, aceptan que pierden su vida personal. Si no les parece esto, entonces renuncien, habrá otros 13 que lo hagan igual o mejor que ustedes. Podrán jugar en Europa, podrán ganar mucho dinero, pero recuerden que la fama es efímera y que el público olvida. Si no me creen, pregúntense: ¿dónde está Nery Castillo ahorita? ¿qué ha hecho de importante desde sus desafortunadas declaraciones en contra de la prensa mexicana?

Les invito a algo: jueguen mejor, actúen como personas maduras y no como niños pubertos que se meten con trasvestis. Pórtense bien y verán los beneficios. Y, señores de la FEMEXFUT, ya dejen porfavor de consentir tanto a estos empleados (porque, al final del día, eso son) y exíjanles lo que tienen que exigir.

A continuación, les dejo la carta de los 13: