h1

La incoherencia ambiental de Marcelo Ebrard

marzo 27, 2011

Ecobici, Metrobús líneas 2 y 3, hoy no circula sabatino, funcionarios públicos en bicicleta, todos los anteriores son proyectos que el Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, ha concretado en la Ciudad de México para lograr -según su propio discurso- un lugar con mejor ambiente para vivir, con menos contaminación. Muy criticados sin duda, pero no han sido proyectos malos.

 

Esta semana, sin embargo, se ha dado a conocer una noticia que tira toda la reputación positiva que Ebrard había logrado en su gestión. La asamblea legislativa local ha decidido aprobar la tala de grandes áreas de bosque en Desierto de los Leones para poder desarrollar ahí la construcción de la Supervía, obra de más de 5 kilómetros que conectará a Santa Fe con San Jerónimo. Posiblemente la obra tenga buenas intenciones, por supuesto que reducirá el tránsito y con ello la contaminación, pero como lo constatan vecinos de la zona que será afectada, el proyecto tiene muchas cosas raras, como el hecho de que los planos de construcción los cambian a cada rato y no le informan a nadie.

 

 

Creo que no debemos callar ante este -lo diré con todas sus letras- ECOCIDIO, justificado únicamente por el beneficio de unos cuantos, pero que sin duda afectará a muchísimas generaciones que carecen cada día de árboles y zonas verdes. La ciudad de México está escasa de ellos y el gobierno local nos quita aún más, ¿a dónde vamos a parar? ¡Ah! Por cierto… esta Supervia será de cuota. Lamentable.

 

Porfavor, vean este reportaje si tienen alguna duda.

Anuncios

2 comentarios

  1. Pues yo sí estoy indignado por este tipo de acciones.
    Además todas son a favor de algún particular.
    ¿No son suficientes los impuestos? Además tienen que cobrar el uso de estas obras.
    Como en la película de la Ley de Herodes, se inventan nuevas formas de cobrar por servicios que deberían ser públicos.


  2. Pues así es mi estimado Ham, como dijiste, no son suficientes los impuestos. ¿Por qué? Porque quieren hacer 20 obras al mismo tiempo, y con esto, se ven orillados a subsidiar las obras, dándoselas a alguna empresa constructora pactando que parte de la paga será la “libertad” de cobrar una cuota por el uso de dichas construcciones y así recuperar la inversión y hacer “autosustentable” la obra, sin embargo, el sistema de cobro es una porquería poco funcional.

    Sólo hace falta ver lo vacío que está el segundo piso de Toreo a Cuautitlán, para ver que malo puede resultar el cobro de este tip ode “servicios”.

    Saludos!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: