h1

Los indestructibles: reseña de la testosterona en acción

agosto 14, 2010

“¿Stallone, Schwarzenegger y Willis, juntos en una misma película por primera vez? Eso tengo que verlo”. Ésas fueron mis palabras la primera vez que me enteré de que se estaba produciendo The Expendables, película que reune a la crema y nata de las cintas de acción de los últimos 30 años. De hecho, podrían haber hecho un cortometraje únicamente con la escena donde salen ellos 3 y eso ya hubiera valido por sí solo el boleto del cine, es una maravilla esa química y los diálogos de burla, sobre todo, referidos a la eterna rivalidad en pantalla entre Stallone y el gobernator.

Bien sabrán ustedes (porque no he parado de postear en éste espacio noticias sobre la película) que se trata de una obra donde ya se sabe qué esperar: acción sin sentido, al más puro estilo ochentero. De hecho, hay quienes comparan a The Expendables con The A-Team, por el tratamiento en el guión y dirección que existe. Bien podríamos decir que se intenta revivir éste clásico género. Señores: los hombres nos estamos poniendo de moda. Pero, regresando al punto, el esperar más que balazos, sangre y explosiones de un trabajo como éste sería un serio error.

The expendables es una película que, sin duda, tuvo muchos problemas para ver la luz. Casi todas las escenas de acción son hechas de manera real por los actores, pocos dobles fueron los usados, de hecho Stallone se rompió el cuello en una de las peleas que hizo con Steve Austin. Eso sin contar los numerosos cambios en el casting, por ejemplo, Wesley Snipes iba a personificar a Hale Ceasar pero, con sus problemas fiscales, el papel fue dado al ganador del Oscar, Forest Whitaker que, por problemas de agenda, tuvo que declinar. Dicho rol se le había dado a 50 cent pero, como Stallone sí escucha a sus fans, decidió darle al final el papel a Terry Crews, antiguo jugador de fútbol americano. Del mismo modo, Jean Claude Van Damme iba a tener una participación en la película, pero la rechazó para hacer Soldado Universal III. Steven Seagal prácticamente ya estaba en el set, cuando tuvo una diferencia con el productor Avi Lerner y partió del proyecto. El papel de Bruce Willis lo debería haber hecho Kurt Russell, pero como el señor está retirado del cine, no quiso aceptar formar parte del proyecto.

La cinta trata acerca de un grupo de mercenarios que son contratados por Mr. Church (Bruce Willis) para derrocar y matar al presidente de un país sudamericano militarizado, operado en su totalidad por un narcotraficante, antiguo CIA. Cabe destacar que, aunque el equipo de Barney Ross (Stallone) es el encargado de la misión, aparentemente existe otro grupo de mercenarios que es muy posible, veamos para la secuela, liderados por Arnold Schwarzenegger. Pues bien, en toda la acción que se lleva al cabo, vemos a cada uno de los Indestructibles con sus especialidades: Jason Statham con los cuchillos, Jet Li con las artes marciales, Terry Crews con los rifles, etc. Y a todos los vemos desde el punto profesional, pero también el sentimental.

Si ésta cinta hubiera sido hecha en los 80, su éxito habría sido rotundo. Si hubiera sido lanzada en los 90, habría fracasado. Ahora, en el 2010, es casi un hecho que va a ser un trancazo de taquilla, nada más por el hecho de ver algo que tiene, si bien no décadas, sí años que no apreciamos: acción estúpidamente repetitiva. Y no lo digo en mal sentido, ése es el valor agregado de la cinta. No tiene buenas actuaciones, no está bien dirigida, ni siquiera tiene buen audio, pero todo eso se olvida cuando vemos a Jason Statham en la nariz de un avión, manejando unas ametralladoras para calcinar un muelle, o cuando apreciamos a Sylvester Stallone cambiando cartuchos de unas pistolas con la diferencia de fracciones de segundo.

Todo en The Expendables está sumamente cuidado para representar al género masculino, y lo logra a la perfección. Si bien, quizá a algunos que no se sientan identificados, pueda molestarles tanto cliché, a otros -como un servidor- los hace muy feliz. Stallone sale conduciendo una camioneta Ford 100 tuneada por la gente de West Coast Customs (en donde hay una escena de una persecución con la misma); la cinta comienza con una escena de motocicletas Harley Davidson choper; Stallone y Rourke salen tatuados, incluso se plantea que los tatuajes tienen un simbolismo impresionante; el avión que usan los Expendables también está pimpeado… vaya, son muchos elementos característicos del género.

¿Mis únicas quejas respecto a la película? Yo diría que son 2 y ambas pueden arreglarse en caso de que se haga una, casi segura, secuela. La primera es la falta de un formato más ambicioso, tal como un IMAX o un 3D. La segunda es la falta de más estrellas de acción clásicas, por ejemplo: Chuck Norris, Hulk Hogan o Mr. T. Incluso propondría buenos papeles para Vin Diesel y para Vinnie Jones. Sin dejar a un lado, por supuesto, a Jean Claude Van Damme y a Steven Seagal.

Antes de concluir, quiero hacer un reconocimiento público a Zima Entertainment, distribuidora de cine que fue la única que decidió arriesgarse a traer ésta cinta a México cuando nadie le tenía fe, y por si fuera poco, hicieron casi toda la estrategia de marketing bien. Respetaron el arte de los pósters, le pusieron un título que, si bien no es el original, tampoco es malo, incluso hasta la estrenaron el mismo día que en EU. Hay distribuidoras grandes que no hacen eso, así que mi más profundo agradecimiento a ustedes a nombre de todos los fans del cine de acción. Ojalá, a nivel negocio, les sea fructífero y estimulen la llegada de más películas de éste tipo.

Anuncios

6 comentarios

  1. No temo en admitir que tienes toda la razón. Todo el detalle masculino reluce en cada escena. Y, como todo un no-experto en cine mi única opinión para esta reseña y la película es: Indestructible.


  2. Es correcto mi querido David. Gracias por tu comentario, un abrazo.


  3. […] ACTUALIZACIÓN: pueden consultar nuestra crítica a ésta estupenda cinta aquí. […]


  4. Te faltó mencionar a Randy Couture, la leyenda viviente de la UFC, que se avientan un diálogo para justificar sus orejas de coliflor.


  5. me sorprendio que tus comentarios fueran tan elogiosos, con ello me estas obligando a ver la pelicuala para definir si hay mas seso o mas musculo.
    de entrada juzgo a stallone como inexpresivo con pocos movimientos faciales igual que el governetor, pero no me quiero prejuiciar, la vere y si tienes razon lo admitire publicamente


  6. Pues si, Stallone nunca ha sido un buen actor, tampoco Schwarzenegger, pero uno no los va a ver por esa característica, del mismo modo que uno no iría a ver una película de Megan Fox por ser “buena actriz”.

    El punto es que, al ver The Expendables, sea con la idea clara de que va a desconectarse y divertirse, nada más, sin mayor pretención.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: