h1

Si hubiera habido derechos humanos en la edad media, no existirían los bufones…

mayo 25, 2009

O al menos así de estúpido podría calificar el hecho de que una institución como la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, y peor aún, la “periodista” de espectáculos venida a política Katia D’Artigues, se inmiscuyan en dar su opinión ante la broma que le jugaron a Sammy Pérez en el programa “Hazme Reir” el domingo de la semana pasada. Para los que no están familiarizados con el tema, les comparto este video donde se muestra dicha broma. Sammy Pérez es un individuo que comienza a ser famoso en el programa “El Calabozo” a partir de su deseo por entrar al mundo del entretenimiento. Después de formarse por varias horas para hacer cástings para distintos programas, Jorge “El Burro” Vanrankin y Esteban Arce, junto con Memo del Bosque y Alejandro Pleuger, deciden darle una oportunidad. A partir de ahí recibe llamados de personalidades como Eugenio Derbez y Eduardo Videgaray para colaborar con ellos.

El punto de esta broma era que Sammy participaría como conductor en un programa de televisión y necesitaba dar su opinión respecto a varias cosas con Galilea y Roxana Castellanos.

La CDHDF y Katia D’Artigues, al igual que el juez Rafael Inclán, del programa Hazme Reír, afirman que la condición física de Sammy no es “normal” y por lo tanto, se violentan sus derechos humanos. El problema está en que hasta la familia del mismo Sammy tiene documentos que constatan que él cuenta con todas sus capacidades físicas y mentales a plenitud, su único defecto es una dislexia, cuya notoriedad causa la risa de quienes lo escuchan hablar. Sea como sea, normal o no normal, debemos remontarnos a la historia:

¿Qué habría pasado si, en la edad media, hubiera existido la Comisión de Derechos Humanos? Seguro no habrían existido los bufones que, en su gran mayoría, eran personas con defectos físicos mucho más notables que los de Sammy, como por ejemplo, ser jorobado, pero que hacían su mejor esfuerzo por hacer reír. Yo lo que digo con esto es que de nuevo los de Derechos Humanos hacen de ésas estupideces que sólo ellos dominan, sin preguntarle al directamente afectado en el problema: Sammy. Él es feliz así, haciendo reír a la gente, puede ser o no normal, pero si ésa es su chamba y le hace feliz, déjenlo ser. En la edad media o en la antigua Roma, los bufones se ganaban la vida haciendo reir a los reyes y poderosos, aprovechando en muchos casos sus diferencias físicas para obtener su fin. Si ya también nos van a prohibir reírnos de gente así, entonces señores, ¿en qué mundo estamos entrando? ¿Vamos a convertirnos, como lo dije en un post anterior, en una sociedad donde todo lo malo se censure o prohiba nada más por el simple hecho de ser malo? ¿Nadie va a preguntarnos lo que queremos? Si él no es normal, a mí como televidente no me importa, eso me da risa. Si él no es normal, no creo tampoco que le importe mucho, porque sigue haciendo esto desde hace más de 10 años y con excelentes resultados.

Por mi parte les digo a todos los pseudo-moralinos e hipócritas que critican la broma que se le hizo a Sammy, que mejor se pongan a trabajar y no pierdan el tiempo en tarugadas, hagan algo productivo por esta sociedad, algo así como “pensar”. Sigan mi consejo, les irá mucho mejor en la vida y estarán menos enojados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: