h1

¿Por qué los seres humanos no somos dignos de confianza?

abril 30, 2009

A veces me pregunto: ¿qué pasa por la cabeza de una persona cuando está conciente de que está engañando a otro? En todos los sentidos: sentimental, física, espiritual e incluso en cuestiones tan diarias como una mordida a un policía o una información incorrecta cuando le piden orientación para encontrar una calle.

Los seres humanos no somos dignos de confianza, todos hemos engañado a alguien alguna vez y de algún modo, es quizá nuestra naturaleza. El problema no es ese, sino las consecuencias que trae. El problema es que, cuando ese engaño es del corazón, duele.

¿Por qué los seres humanos nos complicamos tanto la vida? La vida, en sí, es fácil, nosotros nos la hacemos de cuadritos, como diría la gente. Pienso en una mujer que tiene novio, pero que desea estar con otra persona… ¿no es más fácil dejar a la pareja libre para que haga su vida? En realidad lo es, pero no tanto, porque dentro de ésa persona también hay sentimientos, tal vez no amor, pero si cariño inmenso. La felicidad está en nosotros y pasa, como un elevador, en unos cuantos segundos, de nosotros depende entrarle o dejarla ir… pero, ¿y la felicidad de la otra persona? ¿Acaso también depende de nosotros? Vivimos en pareja, o en comunidad, o en sociedad, pero no estamos solos por más que lo deseemos, y aunque así fuera, vemos ahí afuera a novios, esposos y amantes destilando miel y uno, en su inevitable soledad, lo único que puede hacer es lamentarse. Yo soy una persona solitaria, me gusta la introspección, pero cuando se vuelve demasiada, el odio me corroe y la depresión me vence. Eso es algo que no quiero más para mi vida.

A veces desearía no ser como soy. Creo que me paso de buena persona, necesito un poco más de malicia, o por lo menos, mayor valemadrismo. Hay mucha gente que puede tomar alguna acción que afecte a otro y no le importe… pero yo no soy así. Me duele cuando una mujer me lastima, me duele cuando un amigo me defrauda, me duele cuando me hicieron una promesa y la veo incumplida… Reflexiono sobre mi vida durante estos casi 27 años y, aunque he aprendido mucho, parece que no he aprendido nada. Fui maniaco-depresivo y lo superé, o al menos lo controlé; me enamoré perdidamente y me decepcioné; volví a darle una oportunidad a mi corazón y ese corazón se vio hecho pedazos y lo peor es que pudo ser capaz de perdonar, pero quizá a esa persona nunca le importó; me he entregado por completo, algunas veces he obtenido a cambio la misma entrega, pero otras tantas me he sentido como un payaso que nada más trata de entretener pero que no obtiene ningún aplauso hasta del más pequeño de los niños.

Lo único que te pedí es que no me lastimaras. Te lo digo a tí, que quizá nunca leas estas líneas.

Y a todos los demás que me leen en este momento, perdón si no me entendieron, les pido no intenten hacerlo más, es sólo que necesitaba desahogarme y, desde aquella ocasión en el parque de la Conchita, en Coyoacán, un día del año 2000, descubrí que escribir era una manera efectiva de hacerlo.

No cabe duda que el destino es caprichoso…

Anuncios

2 comentarios

  1. La confianza siempre es un tema delicado, cuando alguien nos decepciona es dificil volver a confiar no sólo en esa persona que nos falla, también en el resto de los individuos que nos rodean, nos cerramos con tal de no ser heridos o decepcionados otra vez. Sin embargo aquí viene lo más importante, como dice el Agente Smith en Matrix el dolor es lo que hace saber al ser humano que esta vivo. A todos nos ha pasado en alguna ocasión, que nos decepcione la persona que menos creemos que lo hará. Lo que debemos hacer es aprender a ser fuertes, que este tipo de situaciones, si es que nos llegan a tirar; las tenemos que enfrentar, ponernos bien los pantalones y seguir adelante. Aunque en ocasiones esto te hace insensible, son gajes del oficio, las relaciones humanas siempre han sido complicadas cuando hablamos de sus repercusiones en nuestra vida y nuestros sentimientos.

    Por otro lado, nunca cerrarse a los demás, no todos somos iguales, afortunadamente. Hay personas allá afuera que merecen nuestra confianza y respeto, cada vez hay menos, son una especie en extinción, pero cuando los(as) encuentras, no los dejes ir.

    Esto de los sentimientos y los principios es taaaan subjetivo que lo único que puedo dejar es una opinión, lo que funciona para mi o lo que creo puede no funcionarle a otra persona, en lo que estoy de acuerdo es en que no se vale que te decepcionen de esa manera y sobre todo que la persona en quien confiaste más sea quien te lastime de esa forma.

    Ánimo, fuerza y aunque sea un post en un blog, los amigos estamos para apoyar a quienes lo necesiten!!!


  2. Muchas gracias Kuri, de verdad te lo digo, gracias.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: